Los egipcios exigen democracia sin distinción de clase, edad o religión

Más de la mitad de los 80 millones de habitantes vive con un euro al día

Ancianos repartiendo agua, mujeres lavando el rostro de los manifestantes, padres y madres arrastrando a sus hijos mientras gritan: "Vete, Mubarak…". La revuelta egipcia no es cosa de unos pocos. No es de los islamistas Hermanos Musulmanes, ni de los partidos políticos. Tampoco pertenece a los jóvenes, ni a los intelectuales, ni a la élite adinerada o a las clases desfavorecidas. Pertenece a todos y a uno solo: al pueblo egipcio, que quiere democracia y se ha echado a la calle para pedirla con su sangre.

Durante la última semana el espíritu de la revolución se ha ido instalando en los corazones de un pueblo oprimido. De un país en el que más de la mitad de una población de 80 millones de almas, apenas tiene un euro al día para comer, pagar una vivienda digna o vestir a sus hijos. Han aprendido que pueden luchar, han perdido el miedo, como cuentan muchos de los manifestantes, a un régimen que no les ofrece futuro. Mientras se resguardan de los gases lacrimógenos lanzados por la policía en los portales, tras los coches, se llaman unos a otros, se cubren y se cuidan. Una mano ruda se acerca a una mujer con la cara y los ojos hinchados por el gas y se la limpia con un poco de cola. Es el único remedio que alivia sus efectos. Difícilmente en otro momento esa mano y ese rostro se habrían encontrado. Pero es la revolución. Es el pueblo contra la dictadura. Y solo hay un rostro y dos manos clamando ¡horreiya! (¡libertad!).

"Tengo dinero, una posición acomodada, un buen trabajo, pero mi hija ha pensado irse a Estados Unidos un año, tal vez dos, y si se va, sé que nunca regresará a este país", explica Mostafa el Hadidy. "Cómo va a quedarse. No son 30, son casi 60 años de corrupción y favoritismo, de no poder expresarnos. Mubarak ha acabado con la clase media y no hay opciones para la mayoría", sentencia.

En la otra cara de la moneda una mujer vestida de negro de arriba abajo, con la indumentaria típica de la gente del campo, hace el amago de rasgarse las vestiduras. Tras ella unos universitarios tratan de organizar al grupo. Los jóvenes lideran una revuelta que ha germinado en Internet, pero ha florecido en las calles. "No se puede ignorar lo que estamos pidiendo. Es el pueblo el que habla, unido por primera vez en décadas", asegura Mohamed Sobia. "Si somos capaces de aguantar, al rais (Mubarak) no le queda mucho tiempo. Podría ser cuestión de semanas", añade El Hadidy. Un hombre apunta a otra de las manifestantes, vestida de manera muy moderna y explica que se trata de una famosa actriz de televisión.

Incluso algunos de los extranjeros que residen en El Cairo se han echado a la calle para apoyar la protesta. "Estamos con la libertad y los egipcios no la tienen", explica un grupo de alemanas. Un momento después un autobús de turistas intenta avanzar por una calle bloqueada por miles de personas. Llamándose la atención unos a otros los manifestantes flanquean el paso entre aplausos al vehículo. Desde las ventanillas los viajeros les responden con el signo de la victoria.

Un barbudo con galabeya (túnica) coge del brazo a un joven con una gorra de béisbol. El primero reconoce ser un hermano musulmán. Su amigo muestra el tatuaje de la cruz en su muñeca que le identifica como cristiano. "No importa de qué religión seamos, no importa la clase social, estamos juntos por nuestros hijos. Debéis contarle al mundo lo que estamos haciendo. Mubarak debe marcharse".

"Mira", apunta Jalil, en dirección a la entrada del zoo de la capital, donde muchos egipcios acostumbran a pasar su día libre de la semana. Muchos han intentado unirse a la marcha y la policía ha cerrado las puertas apresándoles tras las rejas. Algunos intentan saltar las vallas. Finalmente, a empujones, consiguen romper el candado y un tropel de familias cargadas con bolsas de merienda se une al río de gente que no para de crecer y crecer.

Medio siglo de la República de Nasser

1953. Se declara la República de Egipto tras un golpe liderado por Gamal Abdel Nasser, que destituye al rey Faruk I.

1954. Nasser se convierte en primer ministro. Reino Unido comienza la retirada de sus tropas de Egipto.

1956. Nasser asume la presidencia y nacionaliza el canal de Suez. Guerra contra Francia, Reino Unido e Israel, que intentan derrocar militarmente a Egipto, que resiste el ataque.

1967. Guerra de los Seis Días: Israel derrota a Egipto, Jordania y Siria y arrebata el Sinaí y el control egipcio sobre la franja de Gaza.

1970. Muere Nasser y le sucede su vicepresidente, Anuar el Sadat.

1973. Guerra del Yom Kippur: Egipto y Siria atacan Israel para reconquistar los territorios que habían perdido en 1967.

1978-1979. Acuerdos de Camp David,

que sellan la paz de Egipto con Israel.

1981. Sadat es asesinado por islamistas radicales. Le sucede Hosni Mubarak.

1987. Mubarak reelegido presidente.

1993. Tercer mandato de Mubarak.

1995. El presidente sobrevive a un atentado en Addis Abeba (Etiopía).

1999. Mubarak inicia su cuarto mandato.

2005. Se aprueba en referéndum una enmienda constitucional que permite a varios candidatos en las elecciones presidenciales. Mubarak es reelegido para su quinto mandato consecutivo. Los Hermanos Musulmanes obtienen un histórico 20% de los escaños en las elecciones parlamentarias.

2006. Detenciones masivas de miembros de los Hermanos Musulmanes.

2007. Se aprueba en un referéndum la reforma constitucional que aumenta los poderes presidenciales. Acoso del Gobierno a la prensa con encarcelaciones de periodistas y editores.

2008. Veinticinco líderes de los

Hermanos Musulmanes son condenados por los tribunales militares a duras penas de cárcel. Más de 800 detenidos

durante un mes de protestas. Los Hermanos Musulmanes boicotean las municipales.

2009. Histórico discurso de Barack Obama en El Cairo pidiendo un nuevo comienzo para las relaciones entre EE UU y el mundo musulmán.

201o. Febrero. Mohamed El Baradei, ex director del Organismo Internacional para la Energía Atómica, vuelve a Egipto. Forma una coalición para el cambio político y anuncia que podría presentarse en las elecciones presidenciales de 2011.

2010. Marzo. Mubarak se somete a una delicada operación en Alemania.

2010. Noviembre. En las elecciones parlamentarias el Partido Nacional Democrático de Mubarak obtiene casi el 65% de los escaños. Los Hermanos Musulmanes denuncian un fraude electoral y se retiran de la segunda vuelta, como el partido liberal Al Wafd.

2011. 25 de enero. Cuatro muertos durante las protestas del día de ira convocado sobre todo a través de las redes sociales.

27 de enero. En plena efervescencia de las protestas, vuelve a Egipto el Nobel de la Paz Mohamed El Baradei, que anuncia su apoyo al movimiento contra Mubarak.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...