Los defensores del pueblo europeos alertan del aumento de la islamofobia

Barcelona acoge en un congreso a un centenar de ‘ombudsman’

Europa vive un repunte de la xenofobia coincidiendo con la crisis económica -que ha evidenciado el sentimiento-, justo cuando peor lo están pasando los inmigrantes. Pero, al mismo tiempo, la inmigración se ha convertido en una patata caliente para las Administraciones, que llegan a hacer oídos sordos a determinadas realidades y a vetar la adopción de resoluciones de expertos en las instituciones europeas. Fue el clamor que ayer lanzaron los defensores del pueblo europeos que participan en Barcelona en la Conferencia Europea y la Asamblea General del Instituto Internacional del Ombudsman (IOI). Con la Sindicatura de Greuges como anfitriona, el encuentro lleva por título Europa, ¿sociedad abierta?

Dos de las voces más críticas que se escucharon fueron las del defensor del pueblo de la Unión Europea, Nikiforos Diamandourous, y la del comisario europeo de Derechos Humanos, Thomas Hammarberg. "Europa está negando derechos a las personas más vulnerables, como son los inmigrantes y los gitanos procedentes de Rumania", denunció el último, que también avisó de "una preocupante tendencia a la islamofobia". El ombudsman europeo puso en el acento en otros dos fenómenos: "la ausencia de solidaridad entre países" al afrontar los problemas derivados de las migraciones y el auge de los partidos xenófobos, "que cada vez más atacan y ponen en el punto de mira a los inmigrantes".

Identificado el problema, el presidente de la Comisión de Migraciones del Consejo de Europa, Michel Villan, pintó un panorama desalentador sobre su resolución. "Ante un desafío creciente se están recortando los presupuestos" y "los Gobiernos o miran a otro lado o actúan con vistas a las elecciones y no a largo plazo", dijo Villan, que expuso el "drama" que representa que el Consejo de Ministros del Consejo de Europa "rechace el análisis de determinadas cuestiones o la adopción de propuestas".

El síndic de greuges, Rafael Ribó, insistió en la vulnerabilidad de los inmigrantes, recordó que tienen "los mismos derechos que nosotros" y lamentó que sea un colectivo que recurre poco a la institución del Defensor.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...