Los cristianos de Alcoi desfilarán por Nueva York sin los moros

El ayuntamiento asegura que prescinde del bando árabe solo «por aligerar la marcha» Dos comparsas abrirán en la Quinta Avenida los desfiles del Día de la Hispanidad

Las vistosas fiestas de moros y cristianos de Alcoi (Alicante) serán el invitado de honor –el encabezamiento– del desfile de la Hispanidad que el próximo domingo avanzará durante tres horas por el tramo principal de la Quinta Avenida de Nueva York. Temerosos del desagrado que la presencia mora hubiera podido provocar en aquella ciudad y "para hacer más ligera la marcha", según la versión oficial del Ayuntamiento de Alcoi, los 130 festeros seleccionados solo representarán al bando cristiano de la histórica batalla que cada 23 de abril, día de Sant Jordi, se reproduce en las calles alcoyanas.
"El comité organizador del desfile no nos ha pedido ese cambio, pero sí insinuaron que nuestra escenificación fuera lo más ligera y rápida posible –aseguró ayer Sofía Colomer, responsable municipal de Turismo en Alcoi–. Las marchas moras son muy lentas y decidimos que solo hubiera cristianos. No podíamos enviar a todo el mundo: tampoco desfilará Sant Jordi, que cierra las fiestas".
La invitación, cursada por el Ministerio de Asuntos Exteriores, llegó en el 2003, dos años después del ataque a las Torres Gemelas y en pleno inicio de la invasión de Irak. Ya en ese momento el municipio alicantino optó por eliminar las escenas árabes. La decisión, por lo tanto, no tiene nada que ver con la de los municipios que han modificado sus fiestas de moros y cristianos tras las últimas polémicas sobre las viñetas de Mahoma y el discurso del Papa.

DESDE HACE 730 AÑOS
Los participantes están entusiasmados con la idea de avanzar por el centro de Nueva York mostrando algunos pasos de la tradición que desde hace 730 años forma parte indisoluble de la vida de su ciudad. "Alcoi funciona, en todos los sentidos, alrededor de las fiestas de moros y cristianos –afirma Sari Seguí, miembro de la expedición de 260 vecinos que viajarán a Nueva York–. La fiesta sostiene laboral y anímicamente a esta ciudad". El viaje lo subvenciona Exteriores, que, con la Generalitat valenciana, ha fletado el avión que mañana los lleva a Nueva York, donde se alojarán en el Hotel Sheraton.
Los vecinos del centro de Manhattan despertarán a las 11.30 horas del domingo con el imponente redoble de una selección de las tres bandas de Alcoi, que abrirán el desfile. Serán 63 músicos con abundante percusión, maestros del pasodoble y la marcha mora, que en esta ocasión interpretarán la pieza L'ambaixador cristià. Tras ellos, marcharán dos escuadras de caballeros cristianos y 21 bailarinas con traje de la Corte española del siglo XIII, que repetirán decenas de veces, a lo largo de cinco kilómetros, una boda medieval.
La fiesta de moros y cristianos de Alcoi rememora la batalla que, dice la tradición, ocurrió el 23 de abril de 1276 cuando aquella ciudad, ocupada por cristianos y defendida por el rey Jaume I, fue sitiada y, en principio dominada, por las tropas del líder musulmán Al-Azraq, Señor de la Vall de Gallinera. "Reproducimos un hecho histórico, documentado, con el máximo rigor y sin ofender a nadie", asegura Sofía Colomer.
En aquella batalla Jaume I reconquistó la ciudad, según la leyenda gracias a la aparición de Sant Jordi en lo alto de las murallas de Alcoi. Aunque lo que se reproduce es el desfile y la batalla final entre 3.000 festeros moros y otros tantos cristianos, el boato más admirado en la actualidad es el árabe, aseguran. "Hace siglos que los alcoyanos hemos superado las diferencias entre moros y cristianos: tanto representamos a unos como a otros –dice Alfons Jordá, cronista oficial de las fiestas–. Sin embargo, quien tiene más prestigio y a quienes se les tiene más cariño es a las comparsas moras, porque su boato es más exótico".

Print Friendly, PDF & Email