Los conservadores alemanes y austriacos buscan prohibir parcialmente el uso del velo islámico

Los partidos conservadores de Alemania y Austria han expresado su deseo de restringir el uso del velo islámico en determinadas circunstancias como una medida de seguridad e integración.

Por su parte, los conservadores del partido de la canciller alemana Angela Merkel, la Unión Cristiano Demócrata (CDU), se muestran favorables aprohibir el velo en los colegios y universidades, como ha informado el ministro del Interior, Thomas de Maiziere.

La propuesta de la CDU exige a las mujeres dejar el rostro descubierto en las aulas, los juzgados y en aquellas situaciones en que sean registradas por las autoridades. Además, no podrán cubrirse la cara mientras conducen.

Dicha medida forma parte de una declaración del bloque conservador germano sobre un aumento de las medidas de seguridad, lo que incluirá un mayor número de policías y una mayor supervisión de las zonas públicas.

Los conservadores austriacos, a su vez, han expresado su deseo de prohibir el uso del velo islámico que cubra todo el cuerpo a nivel nacional alegando que ese tipo de prendas, propias del islam, pueden impedir a las mujeres integrarse en un país predominantemente católico.

En Austria, el islam es la segunda religión más profesada, con 600.000 fieles, de acuerdo con la Comunidad Religiosa Islámica. A pesar de que el país no ha sufrido ningún tipo de ataque yihadista como los que han tenido lugar en Francia, Bélgica o Alemania, las tensiones sociales han aumentado, promovidas por los movimientos de ultra derecha como el Partido de la Libertad (FPO).

El líder del FPO, Heinz-Christian Strache, que espera poder convertirse en el primer líder de extrema derecha que llegue al Parlamento europeo, ha dicho que «ya es hora» de prohibir el uso del velo islámico. «Queremos poder mirar a la cara a los miembros de nuestra sociedad», ha declarado Stratche.

Seguridad e integración

Según fuentes oficiales, en el documento elaborado por los conservadores alemanes también se incluye la prohibición parcial del burqa y el niqab por considerarlos un signo de la falta de integración.

La mayoría de musulmanas en Alemania no usan velo y casi ninguna de ellas utiliza el burqa, como recogía un estudio llevado a cabo en 2009 por la Oficina Federal de Inmigración y Refugiados.

«Rechazamos unánimemente el burqa por no encajar en nuestra concepción de la sociedad liberal», ha indicado De Maiziere. «Hemos acordado que debe ser un requerimiento legal mostrar el rostro en aquellas situaciones en las que suponga una necesidad para la cohesión social», ha añadido.

Desde 2015, más de un millón de personas, la mayoría musulmanes, han llegado a Alemania desde Siria, Irak y Afganistán. Durante los últimos meses, el país ha sufrido varios ataques de carácter islamista.

El Gobierno debe aún aprobar el proyecto presentado por la CDU, que ha ido perdiendo el apoyo en favor del partido euroescéptico Alternativa para Alemania (AfD), que ha señalado el islam como elemento incompatible con la Constitución alemana y prevé obtener un mayor número de votos en las próximas elecciones.

La ministra de Empleo y Asuntos Sociales de Alemania, la socialdemócrata Andrea Nahles, ha valorado que las medidas constituyen una muestra de un «aumento de la xenofobia» en el discurso político de Alemania, donde viven unos 4 millones de musulmanes, alrededor del 5% de la población.

Mientras, el ministro austriaco de Exteriores e Integración, Sebastian Kurz, que pertenece al Partido Popular de Austria, ha declarado que ciertos símbolos religiosos necesitan ser sometidos a debate. «El velo que cubre todo el cuerpo impide la integración de estas mujeres», ha dicho Kurz, tras lo que ha añadido que el burka no es «un símbolo religioso, sino un símbolo de una sociedad opuesta».

El ministro del Interior del país, Wolfgang Sobotka, ha declarado que una prohibición total del velo puede ser inconstitucional, pero que cabe la posibilidad de establecer un veto parcial sobre el uso de estas prendas en determinadas situaciones, como al conducir o al participar en manifestaciones.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...