«Los ciudadanos deben conquistar el derecho a morir en paz». Entrevista al doctor Luís Montes

El doctor Luís Montes, ex-coordinador del servicio de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés, presentó la Asociación por una Muerte Digna en Hervás (Cáceres)

El doctor Luís Montes, presidente de la Asociación por una Muerte Digna, participó el 17 de junio de 2009 en Hervás (Cáceres) en una asamblea constituyente a modo de delegación de ámbito comarcal. También se presentó un documento sobre la significación del Testamento Vital.
LA CRÓNICA: ¿Cómo se encuentra aquel capítulo de acontecimientos de la Comunidad de Madrid?
LUIS MONTES: Mediáticamente, la campaña iniciada por el gobierno de Madrid quedó cerrada. Realmente, estamos en el segundo capítulo, en la reivindicación de la ciudadanía y los trabajadores para que rindan cuentas ante la justicia.
LC: ¿Cuál es la diferencia entre la eutanasia y la sedación terminal?
LUIS MONTES: La sedación terminal siempre ocurre cuando el paciente tiene síntomas de que la muerte es inminente y sufre una dura agonía. Por otra parte, la eutanasia no ocurre cuando el paciente está en situación agónica, si no cuando está en una situación de enfermedad terminal en la que hay signos de que va a sufrir, pidiendo por tanto ayuda para morir.
LC: Lo ocurrido en Leganés quizás pudo ayudar a crear este debate en la sociedad.
LUIS MONTES: La sociedad siempre va más avanzada que los políticos, que llevan un grado de intransigencia absoluta. Creo que la ciudadanía tenemos muy claro como queremos morir: sin sufrimiento. Debemos defender nuestros derechos y elegir donde y cuando.
LC: Tras aquellos sucesos se ha escrito un libro, El caso Leganés. Supongo que el objetivo último será el de transmitir el mensaje a través de lo ocurrido.
LUIS MONTES: Claro. Lo hicimos porque en realidad no había una crónica continuada de los hechos que estaban ocurriendo: el acoso hacia el hospital, sus trabajadores, el servicio de urgencias… Siempre tenía la impresión de que en los medios de comunicación la situación se veía distorsionada; además, todo comenzó con una campaña orquestada por la consejería del gobierno madrileño. Fue una situación infame y había la necesidad de que existiera esta crónica. Algo tan atroz como aquella acusación no podía quedar en el olvido.
LC: Después de todo… ¿Sirvió para que los hospitales cambiaran su forma de trabajar?
LUIS MONTES: La campaña mediática orquestada distorsionó la relación médico–paciente, acusándose a un hospital público que abarcaba a una gran masa de población. Pero el tiempo puso todo en su sitio, y el mayor apoyo que siempre ha tenido el hospital fue el de los propios ciudadanos. Como efecto de aquella campaña se ha visto, tanto en la Comunidad de Madrid como en el resto de España, cierta retracción hacía el uso de fármacos que alivien la agonía antes de morir. Los ciudadanos deben conquistar el derecho a morir en paz.
LC: Continúa el trabajo de concienciación… pero, a nivel legislativo ¿en qué punto nos encontramos y qué diferencias tenemos respecto a otros países?
LUIS MONTES: Tenemos una legislación avanzada. Tenemos el Código Penal de 1995, que sólo penaliza la eutanasia activa. En el marco jurídico tenemos la Ley de Autonomía del paciente, de 2002, que permite que este tenga todo el derecho a conocer su diagnóstico, los riesgos de las pruebas a realizar, la potestad de rechazar un tratamiento… Por tanto creo que esto entra en conflicto con el marco constitucional y el Código Penal debe ser modificado.
LC: La Asociación Derecho a una muerte Digna realiza su trabajo a pie de calle…
LUIS MONTES: Aunque los políticos consideren que aún la población no ha madurado en relación a estos temas, consideramos que este va a ser el aspecto a debate en los próximos años.
LC: ¿Qué es lo que se transmite a las personas que acuden a los actos como los realizados en Hervás?
LUIS MONTES: Hablamos de los avances de la medicina, de conceptos importantes que lleguen a la población, de lo que es en realidad el testamento vital… Revolvemos los interrogantes de los asistentes, porque, en realidad, hablamos durante quince minutos y después charlamos durante más de una hora.
LC: Con ejemplos como el de Andalucía, ¿qué diferencias hay entre Comunidades Autónomas?
LUIS MONTES: En las Comunidades gobernadas por el PP nos encontramos con la intolerancia habitual en el tema de la muerte, con la frase de “todos estamos por la vida”. Yo creo que todos estamos por la vida. En Andalucía se va a iniciar el debate sobre la muerte digna, pero ningún gobierno autonómico puede crear una ley por encima del marco creado por el gobierno central. Llegamos a un punto en el que, en un momento de agonía, se va a morir mejor en una comunidades que en otras.
LC: Nuestra cultura judeocristiana nos condiciona ante la muerte y lo arrastramos durante siglos… ¿Cuál es su opinión personal respecto a esto?
LUIS MONTES: Esto está claro, y más con la posición que la Iglesia, como aparato va adoptando, con la visión de que la vida no nos pertenece, si no que nos es dada. Ese mensaje que ya está en nuestro subconsciente, el que os dice que cuanto más suframos en la vida más cerca del Señor estaremos después de ésta. Nosotros somos laicos y, por tanto, nuestro primer mandamiento es el de amar la libertad sobre todas las cosas. No creemos que el sufrimiento en esta vida nos haga mejores de cara a la siguiente. A nadie se le exige que para participar con nosotros en este debate deba ser laico o aconfesional. Simplemente reivindicamos un derecho y damos información.
LC: ¿Ante todo está la libertad del individuo?
LUIS MONTES: Por supuesto. La libertad del ciudadano es un derecho universal, pero optativo. El único derecho no optativo en España es el de la educación, ya que es obligatoria hasta los 16 años.
Esta entrevista se ha publicado en el número 57 (junio 2009) de La Crónica del Ambroz (Hervás, Cáceres). Edición digital disponible en http://www.radiohervas.es/

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...