Los cines de Reino Unido vetan el ‘Padre Nuestro’ para no ofender a los musulmanes

Reino Unido no es un Estado aconfesional como España, pero las distribuidoras y programadoras se niegan a emitir un anuncio que invita a rezar.

Invitar a rezar es sinónimo de provocación. Así lo dejan entreveer las cadenas de cine más importantes de Reino Unido, que controlan el 80% de la oferta. De esta forma no proyectarán los 60 segundos de un anuncio de la Iglesia Protestante en el que se invita a rezar el Padre Nuestro, más con el auge del islamismo en el país.

La Iglesia Anglicana encargó el anuncio para emitirlo en las salas de cine, pero las grandes cadenas creen que es una ofensa hacia otras religiones, por lo que no pueden considerarlo como «libertad de expresión», decisión a la que le han llovido las críticas, incluidas las del primer ministro, David Cameron, quien ha tachado de «ridículo» censurar el anuncio en los cines.

Los 60 segundos dle anuncio muestran como niños e incluso un agricultor rezan el Padrenuestro, con el fin de promover la web ‘Just pray‘. La Iglesia espera llegar a un público amplio, algunos de los cuales pueden no han oído ni hablar del cristianismo en su vida. El anuncio se pretendía emitir antes de la película Star Wars.

En el anuncio se ven personajes que se han convertido al cristianismo como Ian McDowell. «No creo que la gente sepa mucho sobre el cristianismo en estos días, y la oportunidad de compartir la oración del Señor en un entorno de cine incitaría a la gente a pensar y darse cuenta de que los cristianos vienen en todas las formas y tamaños». El reconocido personaje es un levantador de pesas.

El anuncio tiene una calificación de ‘U’, por lo que pude exhibirse para todas las edades. Asimismo, las autoridades del Cine en Reino Unido avalaron su proyección, pero los gigantes y dueños del 80% de la oferta cinéfila desaprueban mostrar cómo se reza.  Digital Cinema Media (DCM), que se encarga de la publicidad del cine para tres de las cadenas más grandes de Gran Bretaña, Odeon, Vue y Cineworld, se ha negado a recoger el anuncio, ya que no quería arriesgarse a molestar u ofender a los no cristianos, es decir, a los musulmanes, más después de los atentados de París.

No obstante, la religión del Estado es el cristianismo, y no tiene por qué ofender a un musulmán el hecho de ver rezar a un cristiano, más cuando los propios musulmanes paran sus jornadas de trabajo para orar a Alá.  «Algunos anuncios – involuntariamente o no – podrían ofender a los de diferentes tendencias políticas, así como a los de los diferentes credos y de hecho de la fe», afirman los censores del anuncio.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...