Los católicos en Chile disminuyeron a 59%

El anuncio del Vaticano sobre la visita que hará el papa Francisco a Chile y Perú, entre 15 y 21 de enero del próximo año, no solo se ha tomado la agenda en ambos países, sino que también ha puesto de manifiesto los profundos cambios desde la última visita de un Pontífice a territorio chileno.

El Chile que recibió a Juan Pablo II en 1987 es bastante diferente a la realidad actual. De partida, el Papa polaco lo hizo en las postrimerías de la dictadura de Pinochet, mientras que el actual líder de la Iglesia católica hará su gira dos meses antes de que Michelle Bachelet deje La Moneda, en plena democracia.

¿Cuánto ha cambiado Chile desde la última visita del Papa hace 30 años? Esa es la pregunta que ronda entre los chilenos y hay respuestas concretas para aquello. Si en 1987 la población alcanzaba los 12,4 millones, hoy suma 18,3 millones.

Pero la modificación no es solo demográfica, sino que también ha habido una transformación en lo valórico. Si hace tres décadas el porcentaje de chilenos que se declaraba católico alcanzaba el 70%, esa cifra bajó a 59% según el último registro de 2014 en el marco de la llamada Encuesta Bicentenario. Mientras el porcentaje de católicos disminuye día a día, Chile es un país laico con separación entre el Estado y las distintas iglesias. El ateísmo ha aumentado. En 2006 ascendía a 12% y en 2014 este porcentaje aumentó a 22%. La propia Bachelet se declara agnóstica. Quienes no han incrementado sus fieles, pero tampoco han disminuido son los evangélicos: hace 10 años representaban el 14% de la población y hoy son el 16%. Otra forma de medición es el censo que se llevó a cabo este año, por lo que los últimos registros disponibles datan de 2002.

En 1992, en la naciente democracia chilena, el 76,7% se declaraba católico, mientras que en 2002 el porcentaje retrocedió a 70%. A su vez, de acuerdo con el censo -la medida oficial para todos los programas sociales y estadísticas estatales en Chile- en 1992 el porcentaje de evangélicos alcanzaba el 12,4% y en 2002 el 15,1%. Y en cuanto a los ateos, en este período pasaron de 5,8% a 8,3%. Aunque las cifras contrastan entre uno y otro estudio, reflejan la misma tendencia: el catolicismo va a la baja. ¿Por qué?

Explicaciones hay muchas: una serie de abusos sexuales de sacerdotes a menores de edad, encubrimiento de la jerarquía católica a esos abusadores, el nacimiento de otras formas de representación social, cambios en las expectativas y realidades económicas, apertura a la discusión de temas como el aborto, las uniones civiles y el matrimonio homosexual y otros factores más.

“El papa Francisco llegará a un país con pleno estado de derecho, que recuperó su democracia en 1990, que es mucho más diverso en distintos ámbitos con un creciente número de inmigrantes”, señaló el gobierno de Bachelet a través de un comunicado después de la confirmación de la visita del Pontífice a Chile. En otra diferencia entre ambas visitas papales figura el hecho de que mientras en 1987 el foco estaba en que el papa Juan Pablo II debía ayudar a que Pinochet entregara el poder, esta vez es muy difícil que por una intervención o discurso de Francisco se llegue a materializar una política concreta.

El próximo viaje del Sumo Pontífice no estará exento de controversia y momentos que pueden generar tensión. Esto porque tiene programado visitar la ciudad de Temuco, en el sur de Chile, en cuyas cercanías tiene lugar el llamado “conflicto mapuche”. Y también porque el Gobierno teme que pueda hacer algún tipo de intervención en el marco de la controversia permanente que Chile mantiene con Bolivia. Así, estos dos últimos temas demuestran que si bien ha habido cambios en el país en los últimos 30 años, hay asuntos que aún no encuentran solución. (I)

Cardenales conservadores critican a Pontífice

Un año después de que el Papa anunciara estar a favor de que algunos divorciados que se hayan vuelto a casar puedan tomar la comunión, cuatro cardenales conservadores denunciaron en una carta un ataque a la unidad de la Iglesia católica por parte del Papa. “Lo que es un pecado en Polonia es correcto en Alemania, lo que está prohibido en la Arquidiócesis de Filadelfia es lícito en Malta, y así todo el tiempo”, denunció monseñor Carlo Caffarra, que firmó por otros tres guardianes del dogma milenario, Raymond Burke, Walter Brandmüller y Joachim Meisner. Escrita el 25 de abril, la carta fue entregada al Papa en mayo pero no dio lugar a respuesta, por lo que sus autores decidieron hacerla pública, informó el vaticanista Sandro Magister. En otoño, estos cuatro cardenales ya enviaron una carta al Pontífice en la que lo acusaban de haber sembrado la confusión y exigían, en vano, una respuesta a sus “dudas” sobre las recomendaciones inherentes a la familia. El Papa argentino aseguraba que quería abrir la Iglesia a los fieles en situación irregular: divorciados que se hayan vuelto a casar por lo civil, que en algunos casos pueden ahora tomar la comunión. Para los cardenales que firmaron la carta, el matrimonio católico es indisoluble. (I)

Datos Con 95.000 millas acumuladas en 2016, necesarias en la obtención del estatus ‘diamante’ de cualquier compañía aérea, el Papa no cobrará los kilómetros recorridos en viajes de placer, sino para seguir ‘gastándose’ en 2017 y confirmar a los fieles en la fe, llevando el mensaje cristiano. Las ciudades que visitará Francisco serán: Lima, la capital del Perú; Puerto Maldonado, en la selva peruana, y Trujillo, al norte del país. En Chile el Santo Padre irá a Santiago, Temuco e Iquique. Monseñor Cabrejos explicó que la visita a Puerto Maldonado, capital de la región de Madre de Dios, en la selva peruana, “es como símbolo de los pueblos originarios, de los pueblos amazónicos”. En Chile, el nuncio apostólico, Mons. Ivo Scapolo, dio a conocer la noticia. (I)

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...