Los británicos se oponen a costear la visita del Papa con dinero público

La inmensa mayoría de los británicos se muestran apáticos ante la visita que el papa Benedicto XVI hará a su país dentro de un par de semanas, según una encuesta efectuada a 2.005 personas. El 79% de los entrevistados aseguran que no tienen ningún «interés personal» en ese viaje, aunque el 49% no lo desaprueba y solo el 24% se opone a él.

Pero el asunto que provoca más irritación son los costes económicos: el 76% cree que estos no deberían ser sufragados por el contribuyente. Paul Wooley, director de Theos, un centro de reflexión sobre teología que encargó el sondeo, dijo al respecto que «el contexto de austeridad financiera y los recortes de gastos en la mayoría de departamentos» explican esta oposición. Otro motivo, según Wooley, es que la mayoría desconoce que Joseph Ratzinger hará su visita en calidad de jefe de Estado, un hecho histórico puesto que es el primer viaje de este tipo que realiza un pontífice: el de Juan Pablo II de 1982 tuvo solo carácter pastoral.

Aunque la visita de Benedicto XVI también tendrá su cariz religioso. Además de presidir la beatificación del cardenal John Henry Newman, oficiará tres misas en las que los fieles deberán pagar entre 6 y 30 euros para acceder a ellas. Chris Patten, encargado del Gobierno de coordinar la visita, estimó los costes para el Estado en entre 12 y 14 millones de euros, sin contar los que comporten la seguridad de las comparecencias públicas. En el país solo hay un 10% de católicos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...