Los BIC en manos del Obispado de Asidonia-Jerez incumplen la Ley de Patrimonio

En los pasados meses de junio y noviembre tuvieron lugar sendas reuniones entre esta plataforma y el delegado territorial en Cádiz de la Consejería de Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía en las que, entre otros temas, se trató el del incumplimiento del régimen de visitas a determinados monumentos declarados Bienes de Interés Cultural y que se encuentran en manos del Obispado de Asidonia-Jerez.

Atendiendo a nuestro requerimiento, la Delegación Territorial de Cultura y Deporte solicitó directamente al Obispado información sobre el asunto, el cual respondió con el documento adjunto.

En dicho documento se detallan los regímenes de visitas a los monumentos en cuestión, si bien, como en el caso particular de la Cartuja de Jerez, confunde horario de visitas con horarios de actividad religiosa; resulta poco menos que una burla llamar visita cultural a lo que ofrece la Diócesis al público, negando la contemplación y el disfrute de elementos tan singulares como el refrectorio, la iglesia, el coro, el claustro grande, el de legos, el claustrillo, etc.

Todos los monumentos declarados como BIC están acogidos a la Ley 14/2007 de Patrimonio Histórico de Andalucía la cual, en su artículo 14.3, declara que:

Cuando se trate de Bienes de Interés Cultural, además se permitirá la visita pública gratuita, al menos cuatro días al mes, en días y horas previamente señalados, constando esta información de manera accesible y pública a los ciudadanos en lugar adecuado del Bien de Interés Cultural. […]

Ante esta situación, desde la Plataforma Laicista de Jerez, nos vemos en la obligación de denunciar públicamente el incumplimiento del régimen de visitas mínimo que establece la Ley para estos casos, en ninguno de los cuales existe información accesible sobre el horario de visitas ni sobre el carácter gratuito de las mismas. Además, en casos paradigmáticos como puedan ser el ya mencionado de la Cartuja o el del Palacio de Bertemati, actual sede del Obispado, la visita permitida no deja de ser algo meramente anecdótico.

Una vez más, reclamamos la defensa de la legalidad por parte de las administraciones responsables ante este flagrante y continuado incumplimiento de las leyes de patrimonio.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...