Con esta ley, según Monasterio, el Gobierno busca «enfrentar a los españoles y despreciar profundamente el trabajo de nuestros abuelos y padres en favor de la reconciliación y la concordia». «Como se ha quedado sin ideas, tiene que volver atrás, a las trincheras«, ha apostillado en declaraciones a TVE recogidas por Europa Press.