Los ateos se manifiestan en Madrid y piden acabar con los privilegios de la Iglesia

La marcha ha concluido con la lectura de un manifiesto en el que han reivindicado el fin de los «privilegios» de la Iglesia. Los convocantes querían haber celebrado esta marcha el pasado Jueves Santo.

Tras la pancarta 'Ningún privilegio para las iglesias. De mis impuestos a las iglesias cero', varios centenares de personas se han manifestado en Madrid, con poca presencia policial, para pedir el fin de los "privilegios" a las instituciones religiosas y defender la libertad de manifestación.

La marcha, convocada por la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores (AMAL), la asociación vecinal La Playa de Lavapiés, y la asociaciones Albatros, Volia y La Tetera de Russeff, y apoyada por IU, ha arrancado pasadas las 20.00 horas de este viernes desde la esquina de las calles Santa Isabel y Salitre, y ha contado con la presencia de mil personas, según los organizadores, -unos 350, según la Policía-.

Con escasa presencia policial, los manifestantes han exhibido carteles con lemas como "Todos sois ateos de dioses ajenos", "¿Jesús vivió de impuestos?" o "No necesito dios, ¡adiós!", y han coreado consignas como "¡Menos religión y más educación!", "Quien quiera iglesia que la pague", "Menos rezar y mucho más pan", "Menos crucifijos y más trabajo fijo", "Se va acabar el estado clerical", o "Gastos clericales para gastos sociales".

Una de las asociaciones convocantes, La Tetera de Russell, ha sacado a hombros, como si fuera un paso de Semana Santa, una mesa con una tetera roja colocada en su parte superior.

Todos sois ateos de dioses ajenos Los convocantes querían haber celebrado esta manifestación el pasado Jueves Santo, aunque la Delegación del Gobierno la prohibió -decisión que fue ratificada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid-. Sobre la marcha pesa la advertencia de la Delegación del Gobierno, que ha avisado de que podrá disolver la manifestación si durante su celebración se realizan actos "que supongan una ofensa a la religión católica".

Sobre la marcha pesaba la advertencia de la Delegación del Gobierno, que había avisado de que podrá disolver la manifestación si durante su celebración se realizan actos "que supongan una ofensa a la religión católica". Un aviso que, según ha declarado el presidente de AMAL, Luis Vega, supone una "fuerte intimidación". "Es la primera vez que se autoriza una manifestación que dicen que disolverán cuando escuchen algo que no les guste", se ha quejado.

Es la primera vez que se autoriza una marcha que dicen que disolverán cuando escuchen algo que no les guste"El año pasado ya demostramos que somos capaces de manifestarnos de manera pacífica, y no vamos a provocar a ningún creyente porque reconocemos su derecho a que crean lo que quieran; lo que no aceptamos es que pase como en Yemen, Irán o Arabia Saudí, donde se castiga a la gente con cárcel y fuertes penas económicas por manifestarse", ha agregado.

Luis Alonso, representante de la asociación Volia, ha denunciado también que la marcha se ha celebrado "bajo amenazas", y ha asegurado que España está "a un paso del estado de excepción".

La marcha ha concluido con la lectura de un manifiesto en el que han reivindicado el fin de los "privilegios" de la Iglesia y la libertad de expresión y de manifestación, y han anunciado que seguirán promoviendo actos para protestar porque se sigan entregando "a una religión particular 11.000 millones de euros anuales".

Archivos de imagen relacionados

  • Mani atea M2012
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...