Los alumnos gijoneses, los menos religiosos

Sólo un 46% de los estudiantes de los colegios públicos escoge la asignatura de Religión

Después de que el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, anunciara la sustitución de Educación para la Ciudadanía por Educación Cívica y Constitucional, una materia que presentó como «libre de adoctrinamiento ideológico», hubo quien se preguntó si la asignatura de Religión no adoctrina.
Se reabre así el debate sobre una materia en crisis y que vuelve a retroceder terreno un año más, según los datos de la Diócesis de Oviedo relativos al alumnado que la cursa durante el periodo 2011-2012.
Las estadísticas revelan que los alumnos de los colegios públicos de Gijón son los que menos escogen la asignatura, impartida en Asturias por 256 profesores (194 en Primaria y 62 en Secundaria). Lo hace el 46% del total. O lo que es lo mismo: se decantan por esta opción únicamente 8.758 alumnos de los 19.068 que suma el concejo, mientras los restantes 10.310 eligen la materia alternativa.
La cifra se sitúa muy lejos de las de las comarcas donde la asignatura goza de más implantación: la cursa un 65% del alumnado de la zona occidental interior del Principado, un 63% de la zona central y un 62% en el Oriente y la costa occidental del Principado.
Gijón y la comarca del Nalón se convierten así en las únicas zonas de Asturias en las que los estudiantes de la alternativa (Religión de otras confesiones y Atención Educativa o Historia y Cultura de las Religiones en Secundaria) son más que los que cursan Religión. Aunque el descenso de estudiantes se reproduce en toda la región.
«Ciudad industrial y secular»
Luis Díaz Higarza, delegado diocesano de Enseñanza y Pastoral Educativa, observa los números con «preocupación» creciente. Unas cifras que reflejan, dice, «cómo en una ciudad industrial y muy secular se van concretando toda una serie de cambios de índole social y cultural, al estilo de lo que está pasando en otras zonas de España y de Europa».
En concreto, según las estadísticas de la Diócesis, los alumnos que reciben enseñanza de religión católica en los centros educativos asturianos son 75.378, el 68% de los estudiantes de la región y sólo el 56% del alumnado de la pública.
En los centros de titularidad estatal, el descenso ya ha comenzado a notarse en Primaria, donde la cursa el 71% del total del alumnado (frente al 73% del curso pasado y seis puntos menos que en el curso 2008-2009), mientras que en los institutos de Educación Secundaria ese porcentaje se reduce estrepitosamente y cae al 29% (el 35% de los estudiantes de ESO y el 15% de los de Bachillerato).
Ahí radica una de las claves de la sangría de alumnos que va mermando las filas de la asignatura año tras año en la región: en la transición del colegio al instituto. Porque, en el paso de Primaria a la ESO es cuando el alumnado que elige la materia se desploma, cayendo del 77% al 38%, lo que implica «una reducción del 50% en seis de las ocho zonas escolares» en las que la Pastoral Educativa de la Diócesis divide la región.
Y, aunque los institutos mantienen su porcentaje de alumnado de religión este curso en el 29% (el mismo que durante anterior), la Diócesis denuncia «la persistente discriminación que sufre la asignatura en Bachillerato desde hace cuatro cursos y su efecto disuasorio sobre el alumnado en la mayoría de los IES». Y, de ahí, argumentan los responsables educativos de la Iglesia asturiana, «la notable diferencia entre la matrícula de ESO y la de Bachillerato».
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...