Los alcaldes de Zamora y La Hiniesta intercambian sus bastones de mando con motivo de la rogativa a San Marcos, pero el de Zamora no asiste a los actos religiosos

Los alcaldes de Zamora, Francisco Guarido (IU), y La Hiniesta, Eugenio Gregorio (PP), han cumplido este jueves con la tradición de intercambiarse sus bastones de mando municipales, que no recuperarán hasta el 10 de junio, pasadas las elecciones municipales.

Esta tradición de cambiarse de forma simbólica el elemento representativo del poder municipal se utiliza como símbolo de hermanamiento entre la capital zamorana y su municipio vecino con motivo de la rogativa de San Marcos.

Una comitiva integrada por representantes municipales y vecinos de La Hiniesta ha peregrinado este jueves hasta la capital zamorana, donde les ha recibido una representación de la Corporación municipal de Zamora encabezada por el alcalde.

El encuentro entre ambas delegaciones ha tenido lugar en la plaza de San Lázaro de Zamora, donde, previo al intercambio de bastones, se efectuó el saludo de pendones a ritmo de flauta y tamboril.

En el acto, el alcalde de la Hiniesta ha invitado de forma oficial al de Zamora y por extensión a todos los zamoranos a acudir el próximo 10 de junio hasta aquella localidad, coincidiendo con la tradicional romería que la cofradía de la Virgen de la Concha, patrona de Zamora, cada Lunes de Pentecostés a La Hiniesta.

Guarido ha aceptado el ofrecimiento y ambos responsables municipales han quedado en volver a verse para recuperar sus bastones de mando el 10 de junio.

Francisco Guarido ha mostrado su respaldo a esta tradición secular que simboliza la confraternización entre dos localidades vecinas con vinculaciones patronales.

El alcalde de Zamora (IU) no ha participado, sin embargo, en los actos religiosos asociados a la Rogativa de San Marcos y a la romería de La Hiniesta al entender que entran dentro de las creencias personas y no deben estar protagonizados por representaciones institucionales.

Aún así, algunos de los concejales presentes en el intercambio han participado posteriormente en la procesión conjunta de los vecinos de La Hiniesta y los cofrades de la Virgen de la Concha hasta el templo en el que se ha celebrado una ceremonia religiosa con motivo de la Rogativa de San Marcos.

La procesión romera de la Virgen de la Concha a La Hiniesta que motiva esta tradición se remonta al año 1291, con motivo de la inauguración de la iglesia de Santa María la Real de La Hiniesta, según documentos escritos aportados por la cofradía, aunque la primera descripción extensa de la romería data del año 1495.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...