Los actos religiosos reabren la polémica

ZeC, C’s y CHA no acudirán como grupo a la misa y procesión de San Valero. Los populares acusan al Gobierno de «torpedear» la convocatoria

La procesión y misa de San Valero vuelve a centrar el debate de los actos religiosos en el ayuntamiento de la capital aragonesa. Zaragoza en Común (ZeC) no será el único partido que no acuda a la misa pontifical y a la procesión de la corporación como grupo municipal. Ni Ciudadanos ni CHA representarán a su partido en ese acto, aunque existe libertad para que cada concejal asista por cuenta propia. El PP y el PSOE sí participarán en las tradiciones del día del patrón.

Aunque cada vez son menos los partidos que intervendrán en los actos religiosos, el Gobierno de ZeC no consiguió sacar adelante la reforma del reglamento de protocolo que regula la asistencia de los concejales a este tipo de eventos, donde se planteaba que para que uno de estos se declarase solemne debían acudir al menos dos partidos. Al no aprobarse, estos se seguirán realizando aunque solo sea un grupo municipal el que se persone. Es decir, si el PSOE decidiese no acudir finalmente a la misa y procesión –porque podría haber cambios de última hora–, estas no se prohibirían y el PP sería el único representante municipal.

Y es que, el PSOE, aunque prevé asistir al acto, está todavía valorándolo. La representante del grupo en las tradiciones será la concejala Lola Ranera, persona de guardia el día del patrón. Ranera procesionará junto a los populares en una comitiva que estará liderada por Eloy Suárez, ya que si no hay representación del Gobierno municipal, deberá ser el grupo que más votos haya obtenido el que lo haga.

Los populares insistieron ayer en el boicot del Gobierno a los actos tradicionales de carácter religioso en la ciudad y exigirán hoy al regidor que vuelva a programar la recepción municipal al Cuerpo de Voluntarios prevista el viernes a las 11.00 horas para que no coincida con la tradicional misa pontifical. Acusaron a Santisteve de «torpedear» los actos tradicionales que tienen carácter religioso y de «utilizar a los voluntarios con fines partidistas».

Lo que sí harán desde el Gobierno de la capital aragonesa será presentar en las visitas a la casa consistorial una de las piezas más singulares de su patrimonio cultural: la doble pintura renacentista dedicada al blasón de la ciudad y a la escena bíblica de Pentecostés.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...