López Aguilar pide respeto a la Iglesia y que no interfiera en la actuación del legislador

Justifica la presencia de Zapatero en la ofrenda al Apóstol porque se trata de una ceremonia con una dimensión cultural de «envergadura»

El ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, pidió hoy respeto a la Iglesia católica y que no interfiera en la actuación del legislador. López Aguilar respondió a las críticas del arzobispo de Santiago contra el matrimonio entre homosexuales y al respecto dijo que no discute la autoridad de la Iglesia para regular el matrimonio canónico pero reivindicó la potestad del Estado para regular las uniones civiles. En declaraciones a la Ser, López Aguilar manifestó que el Gobierno está siendo «respetuoso» con la Iglesia católica y con otras confesiones minoritarias «en sus manifestaciones y en sus actuaciones».

    López Aguilar reclamó el mismo respeto y «la misma capacidad de distinguir lo que le corresponde a cada uno». «La Iglesia -argumentó-  puede regular canónicamente su matrimonio, la Iglesia puede entender que el matrimonio sea un sacramento, pero la Iglesia no puede ni debe ingerirse en lo que sea la actuación del legislador en el ámbito que le corresponde».

    En cuanto a las declaraciones del arzobispo de Santiago, Julián Barrio, que durante el oficio religioso que presidía en la ofrenda al Apóstol Santiago criticó el matrimonio entre homosexuales, el ministro dijo que no va a discutir a la Iglesia su «autoridad» para regular el sacramento matrimonial pero consideró «evidente» que el Estado reclamará su autoridad para cumplir su compromiso electoral «para incidir en una institución de derecho civil y regularla conforme al derecho civil».

    «El objetivo es entender una libertad y un derecho civil de personas que hasta el momento no han podido disponer de él sin que eso suponga aminoración del estatus ni de los derechos de nadie. Es decir, es una iniciativa de reforma de una institución civil que no iría contra nadie y que la sociedad española está dispuesta a entender con gran tolerancia», explicó.

Mantendrán los acuerdos con la Iglesia
El ministro aseguró que ni denunciarán ni modificarán los acuerdos Iglesia-Estado en los términos acordados en 1979 pero sí aclaró que tienen «algunos compromisos de afirmar la interpretación no confesional de algunas instituciones que durante el gobierno del PP se han ido deslizando hacia unas posiciones obedientes a las posiciones de la Iglesia católica».

    Puso como ejemplo la reforma educativa del Gobierno del PP en lo que respecta a la religión como asignatura obligatoria, evaluable y el régimen de contratación del profesorado que, dijo, «debe ser compatible con la Constitución en todos sus términos y con el Estatuto de los Trabajadores».

    En este sentido, añadió que espera que de la actitud «positiva» del Gobierno se derive la «recuperación de un clima de diálogo institucional con la Iglesia como con otras confesiones».

Presencia de Zapatero en Santiago
Por otro lado, justificó la presencia del presidente del Gobierno en la ofrenda al Apóstol Santiago afirmando que se trata de una ceremonia con una dimensión cultural y simbólica importante.

«La sociedad española –afirmó– entiende que un presidente que ha manifestado en muchas ocasiones su actitud laica y su actitud personal no confesional, esté presente en la celebración tradicional de una ofrenda al Apóstol Santiago, patrón de España, en la medida que esa ceremonia tiene una dimensión cultural que se arraiga en la  historia y de la que participan millones de españoles, independientemente de sus creencias».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...