López Aguilar defiende el Estado laico y aboga por reformar la Constitución

El ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, defendió hoy la necesidad de reformar la Constitución 'porque la realidad española desde 1978 ha cambiado notablemente', y abogó por un Estado laico y aconfesional desde la óptica del respeto a la libertad religiosa y pluralidad confesional.

López Aguilar abrió hoy, simultáneamente con una ponencia, en la Universidad Rey Juan Carlos de Aranjuez, dos de sus cursos de verano sobre 'Estado laico y Constitución española' y 'la Constitución Española de 1978'.

   El ministro, que estuvo acompañado por el rector de la Universidad, Pedro González Trevijano; y los dos directores de los cursos, Andrés Ollero y Gabriel Cisneros, respectivamente, destacó el éxito que supone 'de superación de muchos antiguos traumas' la actual Constitución en estos más de 25 años de existencia.
Para López Aguilar, el acierto fundamental de la Carta Magna y de sus redactores fue el de aprender de los 'errores y lecciones duras' de la historia española de los siglos XIX y XX para lograr 'la integración en la diversidad como ser de España, su pluralidad en lo lingüístico, en lo cultural y en lo político'.
Los actos conmemorativos con motivo de la celebración de los 25 años de la aprobación de la Constitución, recordó López Aguilar, llegaron a señalar este cuarto de siglo 'como el mejor de la historia de España, una etapa realmente brillante a pesar de los problemas, por su capacidad de integrar y hacernos convivir'.
Pero existen también, agregó, 'desafíos para la inteligencia y el conocimiento' por los cambios radicales que ha vivido la sociedad española que, desde 1978, 'se ha transformado de modo espectacular en todos los órdenes, también en el institucional y en lo que atañe al pluralismo religioso'.
Hemos pasado, agregó el ministro, de ser una sociedad de emigración 'a transformarse masivamente' en una sociedad de inmigración; de una sociedad fundamentalmente católica a una sociedad 'mucho más permeable' en la que conviven distintas confesiones religiosas, y todo ello supone un desafío que 'nos ha obligado a evolucionar'.
Centrándose en la cuestión religiosa, Aguilar insistió en que 'este Estado aconfesional está a la vez obligado a dialogar y cooperar' con un pluralismo religioso cada vez mucho más amplio y diverso 'pero la Constitución sigue siendo la misma'.
El ministro aunó los conceptos de 'Estado aconfesional' y 'Estado laico', frente a las diferencias con el de 'laicismo de orientación beligerantemente perseguidora de lograr la ignorancia de los poderes públicos hacia la realidad religiosa'.
Y resaltó que los mismos mandatos de cooperación que son invocados en el 78 con la Iglesia católica, lo han de ser con el resto de las confesiones religiosas que van cobrando presencia en la sociedad.
Este es el sentido, añadió, que cobra en este contexto la voluntad de leer los Acuerdos de la Iglesia católica con el Estado, y la de dar contenido a los que se han firmado posteriormente con otras confesiones, y este es el sentido, precisó, de la Fundación 'Pluralismo y convivencia', recientemente creada.
En efecto, agregó el ministro, 'España es un Estado aconfesional y laico, sin ignorar la presencia del hecho religioso en la sociedad española, desde el respeto inexorable a la libertad religiosa, en igualdad y respetando la pluralidad'.
López Aguilar, que se refirió a las cuestiones objeto de reforma constitucional propuestas por el Gobierno, afirmó que 'nunca he compartido las visiones apocalípticas que pretenden identificar a los patrocinadores de reformas como amenazas o enemigos de la Constitución'.
Tiene que estar al alcance de cualquier sociedad democrática y también de la española, 'hablar de ello sin miedo cerval y atávico'.La reforma constitucional, desde el respeto cruzado mutuo y el consenso, es 'perfectamente asumible, necesaria y positiva', afirmó el ministro de Justicia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...