Londres quiere alumnos de otras creencias en las escuelas religiosas

Las nuevas escuelas del Reino Unido, a cargo de organizaciones religiosas, podrían tener que ofrecer al menos un 25% de sus plazas a los niños de familias de otras creencias.

El Gobierno británico estudia la imposición de la cuota para reducir las tensiones entre comunidades. El primer ministro, Tony Blair, ha sido hasta hace poco un firme defensor de estas escuelas, muy criticadas por los que consideran que promueven la segregación.
El giro gubernamental tiene el apoyo del líder de la oposición, David Cameron, quien pidió la pasada semana que una cuarta parte de los alumnos que asisten a escuelas musulmanas pertenezcan a un credo diferente. El modelo multicultural británico, en el que ha primado el respeto a la diversidad sobre la asimilación, que propugnan otros países como Francia, ha dado como resultado un sistema de guetos voluntarios y existencias paralelas.
Ayer, un miembro del Gobierno, el secretario de Estado para la Cohesión de las Comunidades, el que pidió el despido de Aishah Azmi, la profesora ayudante suspendida de empleo por negarse a prescindir del velo, que sólo deja ver sus ojos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...