Londres desbarata un plan para decapitar a un soldado musulmán

Los terroristas querían secuestrar al militar británico y difundir las imágenes del asesinato, como en Irak La policía dice que la operación de los islamistas abortada en el centro de Inglaterra era «inminente»

Secuestro, tortura del rehén, decapitación ante las cámaras y difusión de las imágenes por internet. Ese era el escalofriante plan que habían diseñado los nueve sospechosos detenidos ayer por la policía en Birmingham, en un nuevo estilo de terrorismo, jamás visto en el Reino Unido, similar al empleado en Irak.
Según fuentes de la seguridad británica, la sangrienta operación propagandística era "inminente". La víctima elegida, actualmente bajo protección especial, era un soldado británico veinteañero, de religión musulmana, que ha prestado servicio en Afganistán. El crimen hubiera sido una copia del secuestro y asesinato de los rehenes británicos Ken Bigley y Margaret Hasán a manos de los insurgentes sunís iraquís.

UNIDAD ANTITERRORISTA La operación dirigida por la nueva unidad antiterrorista en las Midlands, creada hace pocos meses, comenzó a las cuatro de la madrugada. Los agentes, que registraron un total de 12 locales y viviendas en varios barrios de Birmingham, de mayoría musulmana de origen paquistaní, detuvieron a ocho hombres, que fueron conducidos a una comisaría de alta seguridad en la ciudad de Coventry para ser interrogados. Horas más tarde, era detenido en plena autopista un noveno sospechoso.
"Es una investigación muy, muy amplia" que puede prolongarse "días o semanas", señaló David Shaw de la West Midlands Police. Shaw no quiso ofrecer detalles sobre el operativo, pero aseguró que las detenciones "son la culminación de muchos meses de actividad". Fuentes de la seguridad aseguran que policías y agentes de los servicios de espionaje del MI5 llevaban seis meses detrás del complot. Equipos forenses han comenzado a registrar los inmuebles precintados en los barrios de Sparkhill, Washwood, Heath, Kingstanding y Edgbaston. Además de los domicilios de los detenidos, los agentes se han interesado por una librería musulmana, un cibercafé y otros dos comercios situados en Alum Rock.

DE ORIGEN ASIÁTICO Los detenidos, de los que la policía no ha dado ninguna descripción, eran al parecer personas bien conocidas en la comunidad asiática. Uno de ellos sería Amjad Mahmood, de 29 años, un tendero muy popular. "La policía no me quiere decir dónde está. Su mujer y sus hijos y también mi madre y mi padre están muy preocupados", declaraba ayer su hermano. El padre de otro sospechoso se hallaba en estado de conmoción. "Es alguien que ha servido a la comunidad durante 30 años, está orgulloso de ser británico y no puede imaginar que su hijo esté vinculado con este tipo de actividades", decía Alí Jan, un amigo de la familia.
Las autoridades se disponían a distribuir 5.000 octavillas, en diferentes lenguas, pidiendo ayuda a los vecinos y en particular a la comunidad musulmana. Uno de sus líderes, Shabir Husaín, pidió a todos la cooperación con la policía y reconoció que entre las familias hay un gran desconcierto. "Muchos padres no saben dónde están sus hijos y no saben qué hacen".
 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...