Lodeiro no está por el laicismo en la UGR

El Rector de la Universidad de Granada "progre" no parece muy entusiasmado con promover una Universidad Pública y Laica. Traemos aquí el comentario de Antonio Casas que ilustra suficientemente este asunto.

En una sesión ordinaria del Claustro de la UGR, el compañero, ya no de estudios, si no de capacidad-de asombro-con-lo-que-pasa-en-esta-ciudad, Alfonso López, formuló una pregunta al Ilustrísimo Rector Magnífico de la Universidad de Granada, la cual os reproduzco:

A cualquiera con un mínimo de imaginación se le podrían ocurrir múltiples paralelismos entre la Santa Iglesia Católica y la Universidad, a saber, el cuasi voto de pobreza realizado por múltiples becarios de la Universidad o también el voto de obediencia debida y sumisión necesaria de muchos de los anteriores becarios y de buena parte del profesorado universitario; la férrea jerarquía eclesiástica sólo encuentra parangón en la jerarquía universitaria (al margen de la militar); el via crucis que tienen que sufrir los que tratan con determinados ámbitos de la administración universitaria; y, por supuesto, las intrigas vaticanas en la elección del rector y decanos.

Todo ello no justifica la relación privilegiada que mantiene la UGR con la Santa Iglesia Católica. El 27-11-2007 la asociación Granada Laica envió una carta a los cuatro candidatos a rector (carta que se adjunta a esta pregunta) exponiendo los asuntos fundamentales sobre el tema en cuestión. Quisiera, señor rector, que me hiciera una valoración global del contenido de la mencionada carta, si usted está de acuerdo con lo que se expone en la misma y si considera que ha tomado alguna medida en la línea de alcanzar una Universidad verdaderamente laica.

Y más concretamente, quisiera saber, si piensa usted eliminar del programa oficial de apertura del curso académico la misa que se celebra todos los años, y si va a proceder a la supresión de los símbolos religiosos que decoran nuestra Universidad. Por último, me gustaría que me diera una información detallada de los convenios que mantiene la UGR con los colegios mayores del Opus Dei, en especial sobre la relación económica que mantiene con los mismos y quería preguntarle al rector de la UGR si le parece bien que la Universidad tenga una relación de colaboración con organizaciones fundamentalistas católicas cuyos fines y objetivos son antagónicos con los que debe promover una Universidad pública y laica.

Y la respuesta del Magnífico Señor Lodeiro -que aunque así se haga llamar él mismo a mi siempre me ha dado la impresión de que va a aparecer por una puerta tupida de humo vestido con capa y máscara de luchador mejicano- ha sido, como me comentaba Alfonso, un “no” rotundo a todo.

Ni eliminar símbolos religiosos ni nada de nada, y que al Opus Dei lo trata “como a cualquier otra organización privada”. El Claustro lo dirige él y no hay más vuelta de hoja.

Ni que decir tiene que Alfonso López es miembro del Claustro de la UGR, y por lo visto, como cuando era representante estudiantil en la Facultad de CC.PP., se está convirtiendo en un estudiante que incomoda a los Ilustrísimos Doctores Señores de esta Gran Universidad.

En fin, os dejo la carta de la Asociación Granada Laica a continuación.

2ª Carta abierta a los candidatos a Rector de la Universidad de Granada

Autor: Granada Laica
Fecha: 27/11/2007

Segundo escrito enviado a los candidatos a Rector de la Universidad de Granada, en relación a diversos actos, actitudes y prebendas que se conceden en la Universidad de Granada para la promoción del catolicismo.

La confusión entre lo “público” y lo “privado” es frecuente en la sociedad española, en primer lugar porque estas palabras designan ámbitos que en ocasiones es difícil deslindar. Sin embargo, un significado de la palabra “público” que no cabe reinterpretar es el que se refiere a las entidades pertenecientes al Estado, o aquellas financiadas en parte o en todo mediante el erario público. Estas instituciones han de mantener una escrupulosa neutralidad en lo que se refiere a cuestiones de religión y convicciones. En este sentido el Tribunal Constitucional declaró hace más de 20 años: “El derecho a la libertad religiosa de cada persona comprende también, en general, y específicamente en un Estado que se declara aconfesional… el de rechazar cualquier actitud religiosa del Estado.”

Sin embargo, la Universidad de Granada provee distintos medios para la promoción y el proselitismo a la Iglesia Católica. Muchas veces estas ventajas no están aprobadas por el Rectorado o la Dirección de los Centros y Servicios, sino que los conceden “motu proprio” algunos trabajadores de la UGR, usando para ello los medios que el erario público pone a su disposición. Usualmente se sigue la inercia heredada sin recapacitar sobre su dimensión discriminatoria.

También es cierto que los responsables de Centros y Servicios reciben presiones de miembros de nuestra comunidad universitaria, que lejos de practicar una religiosidad sana y abierta, quieren apropiarse de los medios públicos a su alcance para la difusión de su ideología particular, en un ejercicio de catolicismo radical afortunadamente minoritario: “el fundamentalismo es el drama y el problema más grande de nuestro tiempo”.

Brevemente, este es un listado incompleto de las prácticas discriminatorias que se dan en la UGR:

  • El programa de apertura del curso universitario mantiene entre sus Actos la celebración de una misa. El recurso de colocar esta misa bajo el epígrafe de “Otros Actos” no hace sino confirmar el carácter vergonzante de la resistencia a eliminarla.
  • Lo mismo en los actos de celebración de los patrones en distintas facultades o escuelas. Ya en sí es llamativo que se encomiende una disciplina universitaria a un “santo patrón”. Esto es síntoma de una inercia perezosa, más cuando la filiación del “santo protector” con la disciplina es inexistente incluso en las más generosas hagiografías.
  • Permanencia de crucifijos y otros iconos en locales universitarios, que incluyen los despachos de los profesores u otro personal, así como secretarías de centros, despachos de Decanos y Directores, etc.
  • Cuenta de correo institucional para el arzobispado de Granada: pastoraluniversitaria@ugr.es. Es difícil defender esta prebenda recurriendo a alguna acendrada tradición universitaria.
  • Redirección a una página del Arzobispado desde el dominio de la Universidad: http://www.ugr.es/local/pastoraluniversitaria. Idem.
  • Desarrollo de un proyecto interdiocesano (Libro Blanco de Informatización Diocesana) en un servidor de la universidad (http://mortadelo.ugr.es). El proyecto ya ha terminado pero aún pueden encontrarse en internet los vínculos en los que se desarrolló.
  • Proselitismo de algunos profesores entre sus propios alumnos, en un ejercicio que podría calificarse de abusivo, dada la asimetría de poder en la relación. Celebración subsiguiente de reuniones de carácter religioso en sus despachos universitarios.
  • Cesión gratuita de medios y personal para la promoción de actividades religiosas, tales como el programa *Esperanza costalera*, programa “pionero” en las universidades de todo el mundo, desarrollado “gratis et amore” en marzo-abril del 2007 con recursos, alumnado y profesorado de distintas Facultades.
  • Apertura solapada de “capillas oficiosas” al ser rechazada en el Centro la cesión de espacio para esta actividad.

Dado que Vd quiere dirigir la Universidad de Granada desde la más alta instancia, y dada la gravedad de las situaciones que aquí denunciamos, solicitamos que se pronuncie contra las prácticas mencionadas. En caso de que obtuviera el puesto al que se postula, esperamos que su mandato suponga un nuevo inicio en materia de respeto a la libertad de conciencia en nuestra universidad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...