Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Lleida presiona a los musulmanes para que construyan su mezquita

«No es obligación del ayuntamiento proveer templos de culto», dice el alcalde El imán recupera el proyecto del templo tras el cierre de la sede de la calle del Nord

El Ayuntamiento de Lleida intentó matar dos pájaros de un tiro al precintar el miércoles la polémica mezquita de la calle del Nord de la ciudad, dirigida por el imán salafista (el ala más radical del islam), Abdelwahab Houzi. Por un lado, el consistorio resolvía un problema de falta de seguridad en un local con capacidad para 240 personas en el que se habían llegado a reunir más de 1.000. Por el otro, ha propiciado que la comunidad musulmana leridana vuelva a hablar de construir una nueva mezquita en un solar de un polígono industrial que el propio ayuntamiento les cedió hace ya tres años.

El pasado 25 de junio, la Policía Local contó 1.200 personas concurridas en la mezquita del Nord y el ayuntamiento perdió la paciencia. Ya en el 2008 y en el 2009 había abierto sendos expedientes por exceso de aforo con multas de 400 y 600 euros, respectivamente. Paralelamente, los responsables del templo han ido posponiendo el proyecto de la nueva mezquita. El verano pasado el imán argumentó que no había dinero –por culpa de la crisis, dijo–y planteó levantar una carpa, que teóricamente debía haber estado lista en febrero pasado.

EL PROYECTO REVIVE Ayer, presionado por la clausura de las instalaciones de la calle del Nord, Houzi anunció, ante un centenar de fieles, que el proyecto de la mezquita revive. Será una construcción a medio camino entre el gran templo previsto en el 2007 y la carpa de la que se habló el año pasado, «de módulos prefabricados».

Es la solución para el alcalde. «El futuro de la mezquita es que construyan una en el solar que tienen habilitado para ello», dijo Àngel Ros (PSC). Lo puede decir más alto, pero no más claro. «No es obligación del ayuntamiento proveer templos de culto», dijo Ros.

Y es que las relaciones entre el ayuntamiento y los líderes musulmanes se han enrarecido en los últimos tiempos. Sobre todo, después de que algunas voces críticas empezaran a señalar al imán Houzi como el responsable de la desaparición del dinero recaudado para las obras del nuevo templo.

SIN PERMISO / Tampoco le sentó bien ayer al ayuntamiento que los musulmanes se presentaran a rezar, sin autorización municipal, en un pabellón del parque de los Camps Elisis. El consistorio no tiene inconveniente en ceder ese espacio para que los musulmanes recen viernes durante los meses de verano, pero siempre y cuando se le pida permiso.

Mientras oraban ayer, policías de paisano, discretos, advirtieron a los líderes de la comunidad de que esa situación no se podía repetir. «Los responsables de la mezquita tienen que sentarse, han de buscar una solución al problema de seguridad y salubridad», decía ayer la concejala de Seguridad Ciudadana, Sara Mestres. La edil espera para hoy el escrito en el que el imán precise horas y días en los que quiere utilizar el pabellón público. Para rezar entre semana, el alcalde ha sugerido a los musulmanes que se vayan a sus casas: «Yo rezo en casa cuando quiero», dijo ayer Ros.

El cierre del local ha causado malestar y enfado entre los musulmanes de la ciudad. Vecinos de la calle del Nord, en cambio, mostraron su satisfacción ante la medida, que venían reclamando desde hace tiempo. En su opinión, la mezquita causaba muchos problemas de convivencia.

Musulmanes rezan Lleida

Unos musulmanes rezan en los Camps Elisis, ayer, tras el cierre de la mezquita de la calle del Nord. RAMON GABRIEL

Archivos de imagen relacionados

  • Musulmanes rezan Lleida

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share