Llaman a Senado a rechazar reforma que violenta Estado laico

Más de 7 mil asociaciones religiosas, organizaciones de la sociedad civil (OSC), académicas, ex legisladoras, y legisladores de más de 20 estados de la República, exigieron al Senado rechazar la reforma al artículo 24 constitucional en materia de libertad religiosa, por considerar que violenta el Estado laico y da privilegios a la Iglesia católica.

En manifestaciones simultáneas en el DF, Guadalajara, Veracruz, Tijuana, Puebla, Oaxaca y Baja California, las agrupaciones integrantes del Foro Cívico México Laico advirtieron que aprobar la modificación constituiría la punta de lanza para la reforma de otros artículos de la Constitución pilares del laicismo.

Explicaron que de ser aprobada, se requerirá la revisión y modificación de los artículos 3, 5, 27 y 130 constitucionales, por lo que demandaron a las y los senadores la rechacen y aprueben la reforma al artículo 40 de la Carta Magna para elevar a rango máximo el carácter laico del Estado mexicano, y la cual está en espera de ser dictaminada por la Cámara alta.

En el Hemiciclo a Juárez, en esta ciudad, el sociólogo e historiador Roberto Blancarte advirtió que esta modificación únicamente beneficia a la Iglesia católica, y le abre la puerta para introducirse en la educación publica, la cual debe ser laica, recalcó.

En la concentración a la que acudieron más de mil personas, Beatriz Pagés Llergo, periodista e integrante del PRI, dijo a Cimacnoticias que con esta eventual reforma la vida y libertad de las mujeres está en riesgo.

Insistió en que con esa modificación se podrían reformar otras leyes para criminalizar el derecho a decidir de las mujeres sobre su cuerpo, tal como ha ocurrido en 17 estados del país que modificaron sus constituciones locales para “proteger la vida desde la concepción-fecundación”, y por tanto criminalizan a las mujeres que abortan.

“Esto podría extenderse y profundizarse. La Iglesia estaría interviniendo en la vida y decisiones sexuales de las mujeres, y esta población sería una de las más afectadas, como en el caso del estado de Guanajuato, donde se prohíben las minifaldas y a las mujeres que deciden abortar se les persigue”.

Pagés Llergo añadió que esta reforma terminaría por afectar las libertades diarias de cada mexicana y mexicano, ya que se abriría  la intervención de la Iglesia en los planes educativos y los medios de comunicación. “No podemos permitir que sea a través de la religión como se tomen las decisiones políticas del país, eso nos regresaría a la Edad Media”, denunció.

Blancarte afirmó que la reforma al artículo 24 constitucional aprobada en la Cámara de Diputados el pasado 15 de diciembre, se realizó “en lo oscurito y a escondidas”, toda vez que no fueron convocados todos los integrantes de la Comisión de Puntos Constitucionales, “ni si quiera el presidente” de la instancia legislativa.

Aseveró que la agenda del Congreso no puede ser dictada por la Iglesia, “ni podemos hacer reformas para regalárselas al Papa por que va a venir de visita (en marzo próximo)”.

Leonardo Vega Rangel, presidente del Foro Cívico México Laico, señaló que con la pretendida modificación se estaría dando un retroceso de 150 años, y violentando las Leyes de Reforma promulgadas por Benito Juárez.

Antes de la reforma aprobada en la Cámara baja, el artículo 24 constitucional señalaba: “Todo hombre es libre para profesar la creencia religiosa que más le agrade y para practicar las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley”.

Con la modificación (aunque falta el aval del Senado), el artículo 24 ahora dice: “Toda persona tiene derecho a convicciones éticas, de conciencia y de religión, y a tener o adoptar en su caso la de su agrado.

“Esta libertad incluye el derecho de participar, individual o colectivamente, tanto en público como en privado en las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley. Nadie podrá utilizar los actos públicos de expresión de esta libertad con fines políticos, de proselitismo o propaganda política”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...