Llaman a manifestarse contra la decisión de Educación de implantar el Islam en el único colegio de Altura (Castellón)

La comunidad educativa del municipio de Altura (Castellón) va a salir a la calle este martes para protestar contra la decisión unilateral del Gobierno valenciano de implantar la religión islámica en el único colegio que existe en el municipio, el centro público de Infantil y Primaria Virgen de Gracia, después de haber reculado en otros colegios de la provincia de Castellón (Segorbe y Almassora) tras las quejas formales de sus autoridades.

La manifestación, prevista para este martes a las 20 horas, en el pueblo, y llama a participar a padres, madres, alumnos y hasta partidos políticos, que ven en la decisión de la Conselleria de Educación «un acto de cobardía y falta de transparencia» del gobierno regional al tomar la decisión «cuando las matriculaciones ya están cerradas y sin diálogo ni consulta a los afectados», indican fuentes del Partido Popular, quienes han anunciado que saldrán a la calle en la tarde de este martes.

Aseguran desde las filas populares que al menos 13 familias han anunciado que buscarán otro colegio para sus hijos pese a que ya los habían matriculado.

PP de Altura

El PP de Altura, en un comunicado, anuncia que apoyará la concentración organizada por la comunidad educativa para pedir al conseller Vincent Marzà «que elimine la enseñanza del islam de nuestro colegio porque se ha hecho sin hablar con nadie y en contra de todo el municipio», indica la presidenta de los populares, Teresa Máñez.

«Altura es el único municipio de la provincia de Castellón donde el Consell ha implantado la religión islámica y lo ha hecho sin el consenso necesario, sin diálogo con los padres y madres, sin transparencia y sin dar la cara, porque hemos conocido que se impartirá el Islam sin darnos razones y cuando ya se habían cerrado las matriculaciones«, reprocha Máñez.

Para los populares de Altura, «el alcalde del PSOE, Miguel López, «debería explicar si el equipo de gobierno tenían conocimiento de los planes del Consell y, en caso afirmativo, por qué no informó a su debido tiempo». «Esta situación puede acabar perjudicando al colegio y al futuro de Altura porque muchos padres están sacando a sus hijos del centro ya que no comparten la imposición del Consell». Para Teresa Máñez, «estamos hablando de la educación de nuestros hijos y del futuro de todo un municipio«.

Al respecto, la secretaria general del PP en la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, exige a la Conselleria de Educación que «aclare la distribución de la religión islámica» en los colegios, «y por qué se eligen las zonas castellano hablantes y no otras«.

Asegura que la dirección del PP en la Comunidad ni da el apoyo a la protesta «ni deja de darlo», apelando a que «la gente está en libre ejercicio de asistir o no». Sin embargo, le parece «chocante» «las afrentas de la izquierda y de los partidos que sustentan tanto el Gobierno de España como de la Comunidad Valenciana contra la enseñanza de la religión católica dentro de los espacios públicos». De hecho, ha cuestionado que «se esté proponiendo una plataforma de una escuela pública y laica y sin embargo se tengan otras consideraciones con otras religiones«.

En ese sentido, ha recalcado que «la realidad religiosa de España es la que es y se basa en unos acuerdos con la Santa Sede» y en se sentido ha explicado que el PP es «partidario de dar una formación religiosa porque es «tan importante como la formación de idiomas», pero que «esté sustentada en acuerdos».

PSPV-PSOE valenciano

Por su parte, el vicesecretario general del PSPV-PSOE, Manolo Mata, ha acusado al PP de Altura de «estar llamando» a participar en la protesta «crispando la convivencia y envenenando la relación normalizada entre religiones».

Mata ha calificado, a través de un comunicado, de «preocupante» que el PPCV «no ponga coto a manifestaciones de este estilo que pueden tener consecuencias muy graves» y ha remarcado que «Isabel Bonig es responsable de frenar lo que está pasando en el Ayuntamiento de Altura que podría dejar un discurso del odio como el que se está viendo en otros países con el auge de la extrema derecha».

El también síndic de los socialistas en Les Corts ha recordado que, en cumplimiento de la normativa estatal, y con acuerdos desde 1992, las escuelas públicas y concertadas tienen la obligación de ofertar a la familias las clases de religión tanto católica como islámica como evangelista, «y en todos lados hay una buena recepción en esas clases, ya que son los padres los que van a elegir».

Por ello, ha indicado que desde el PSPV están «respaldando al ayuntamiento y a los socialistas de Altura que están defendiendo la libertad, la libertad religiosa, la de opinión y la libertad, con mayúsculas, pese a que nos gustaría que la escuela estuviera libre de religión».

«Es evidente que los socialistas siempre hemos abogado por dejar fuera del currículum la religión, porque se trata de una cuestión vinculada a la intimidad personal y familiar, pero cuando hay que cumplir la ley, el PP no puede combatirla con concentraciones, con insultos a dirigentes del PSPV y cuestionando la habitabilidad de pensamientos diferentes y la pluralidad religiosa», ha expresado Mata.

El vicesecretario general del PSPV-PSOE ha advertido que «se empieza apoyando una concentración islamófoba en un pueblo y se acaba celebrando que se cierren los puertos para evitar la entrada de personas rescatadas en el mar».

Asimismo, ha lamentado que tanto Casado como los dirigentes del PPCV quieran «sacar votos a partir de alentar la xenofobia y reventando el clima de convivencia», aunque ha indicado que la Comunitat «es una tierra solidaria que nada tiene que ver con los discursos ultras del señor Casado y ahora de sus secuaces del PP valenciano».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...