Linces episcopales

Los obispos tienen derecho a hablar y a disentir. Vaya por delante una afirmación que debieran tener en cuenta muchos comentaristas de acera y bocadillo o de tertulias sesudas

Pero los obispos deben tomar conciencia de que si hablan se exponen a que los demás mostremos nuestra discrepancia, les recordemos su historia no siempre lúcida y les preguntemos sobre muchas cuestiones oscuras relativas por ejemplo al dinero que manejan o a los criterios científicos que han guiado su historia. Deben ser conscientes de que su opinión merece el mismo respeto –hablando en términos políticos- que la del albañil, el presidente de un consejo de administración o el boticario de la esquina. Arrogarse una superioridad absoluta que planea sobre toda cabeza viviente y pensante encierra una soberbia despreciable por anticristiana. La jerarquía no es un poder del Estado de Derecho. Y como conjunto episcopal no tiene potestad reconocida para imponer criterios científicos. ¿Habrá que recordar los errores cometidos en el terreno de la ciencia por el magisterio eclesiástico? La Iglesia ha sido históricamente enemiga de cualquier avance investigador. La grandeza de Dios no puede erigirse sobre el empequeñecimiento del hombre.

Que el embrión sea un ser humano no está contemplado entre los dogmas de fe. Que el embrión sea un ser humano no está respaldado por la ciencia. ¿En nombre de qué dogma o de qué ciencia hablan los obispos? ¿De qué enseñanza evangélicamente global se desprende la teoría episcopal sobre “niños desprotegidos” y linces sobrevalorados? El cristianismo, señores obispos, no es ciencia. Tampoco es –aunque resulte más rentable- magia. Da pena una jerarquía que convierte el evangelio en un refranero aplicable a toda circunstancia. Sólo cuando la Iglesia tome conciencia de la dimensión humana, será capaz de construir un cristianismo digno.

El acto reproductor –lo digo a pesar de repetirme- no es un acto de tres: mujer-hombre-Dios. El acto sexual, reproductor o no, es una expresión de comunicación íntima, gozosa, donación graciosa y gratificante. Es el amor proclamado ante el universo, notificado a los árboles y las estrellas. Aquí y ahora el mundo está amando al mundo y sosteniendo la historia como proyecto luminoso. Dios, no sé desde dónde, adorará la plenitud de su creación. Los obispos prefieren codificar, condenar, anatematizar el sexo. Allá la Jerarquía fabricante de lunas enlutadas.

Los obispos tienen derecho a hablar. Pero quien hace las normas por las que se rige un estado son los legisladores. La Iglesia no debe caer en el adoctrinamiento que condena en los gobiernos (Educación para la Ciudadanía, por ejemplo). Los derechos adquiridos como ciudadanos son expuestos a la opción libre de cada conciencia sin intromisión coercitiva de la Iglesia.

La interpretación sesgada de los acontecimientos no se compadece con la realidad sublime de lo humano. Corresponde más bien al estrabismo genético de las mitras.

Rafael Fernando Navarro es Filósofo

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...