LIBRO: Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano

La Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano fue votada el 26 de agosto de 1789 como prólogo a una nueva Constitución. Mirabeau, Condorcet, Sieyès, Volney, Brissot y otros pensadores ilustrados participaron en su elaboración. Los constituyentes franceses redactaron la Declaración para su país, pero eran conscientes de hacerlo también para todo el mundo. La Declaración de 1789 se encuentra en la base de la Declaración universal de los derechos humanos aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, reunida en París en 1948, y de la Convención europea de derechos humanos aprobada por el Consejo de Europa en 1950.

“Ciertamente, la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano tuvo poco o nada que ver con Rousseau; sus raíces se encontraban en la filosofía ilustrada, y en especial en su pensamiento radical, no en sentimientos ni en la sociedad francesa. Era la auténtica base de la perspectiva y la agenda revolucionarias […]. Fue elaborada mediante arduos debates por un pequeño grupo directivo de destacados portavoces […], todos los cuales estaban saturados de la terminología filosófica de la Ilustración radical” (Jonathan Israel).

“Es cierto que las diecisiete disposiciones aprobadas el 26 de agosto de 1789 fueron suficientes para crear lo irreversible. Tras la noche del día 4 y el decreto del día 11 —’la Asamblea Nacional destruye por completo el régimen feudal’—, consumaron la destrucción en toda regla del Antiguo Régimen, desde la clave de bóveda del poder ejercido y detentado por una persona hasta las diversas expresiones del principio jerárquico, los privilegios, los cuerpos, las obligaciones y las servidumbres. En tres semanas se hizo tabla rasa. En siete días de debates, del 20 al 26 de agosto, se pusieron las bases sobre las cuales reconstruir el ‘verdadero sistema del mundo social’” (Marcel Gauchet).

Jean Morange (Limoges, 1946) es especialista en derechos humanos y libertades públicas y profesor de la Universidad Panteón-Assas (París II). Ha publicado varios libros, entre ellos Libertés publiques (PUF, 1992, hay trad. cast.: Las libertades públicas, Fondo de Cultura Económica), Les libertés d’expression (PUF, 1993) y Manuel des Droits de l’homme et libertés publiques (PUF, 2007). El texto que se ofrece como epílogo corresponde a una versión actualizada para esta edición de su libro La Déclaration des droits de l’homme et du citoyen, PUF, 1988.

Editorial Laetoli

Colección Los ilustrados, 18
128 páginas
Epílogo de Jean Morange
Traducción de Ángel Arbizu

 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...