Libertad de expresión. Boughaba: “Nos han secuestrado nuestra libertad de expresión”

En una sociedad abierta y plural no deben caber las censuras ni los vetos

La polémica generada por la visita de la escritora rifeña Zoubida Boughaba Maleem, con motivo de los actos de celebración del Año Nuevo Amazigh, se zanjó ayer con la presencia de la feminista en la conferencia a la que había sido invitada.

Tras un comunicado de la Comisión Islámica de Melilla, en el que se criticaba duramente que el Gobierno local contara con Boughaba para los actos programados, y tras los comentarios ofensivos vertidos contra ella en las redes sociales, la escritora decidió en un primer momento declinar la invitación de la CAM y no acudir a la charla. Finalmente, Boughaba rectificó y ayer participó en el evento celebrado en la Cámara de Comercio, cuyo aforo se completó para escuchar a la escritora.

En una sociedad abierta y plural no deben caber las censuras ni los vetos. El dialogo y escuchar al que piensa diferente a nosotros es imprescindible para una buena salud democrática. Es cierto que en ocasiones existe una fina línea que separa la opinión de la falta de respeto pero nuestra legislación protege el honor y la dignidad de las personas. Para dirimir esto están los tribunales.
Mientras tanto, la libertad de expresión debe primar y no se pueden tolerar ataques contra el libre pensamiento. Por muy sensible que sea el asunto, todo cabe en el debate de las ideas. También la religión.

Por suerte, ayer se impuso la libertad y Boughaba habló en Melilla. Guste más o guste menos, es su derecho y el de aquellos que quieran escucharla.


Boughaba: “Nos han secuestrado nuestra libertad de expresión”

Zoubida Boughaba Maalem, mediadora intercultural, orientadora laboral y autora del libro ‘Cuentos populares del Rif’, no asistirá a la conferencia prevista hoy a las siete horas de la tarde con motivo del año nuevo amazigh tras las declaraciones de la Comisión Islámica de Melilla presionando en contra de su conferencia. “La decisión ha sido mía, porque yo no iba a pelear en un ruedo, sino a una conferencia. Entonces he decidido que, como me quiero mucho, me tengo que defender”, pues Boughaba cree que las palabras de la CIM “son violencia pura”.

“Es un comunicado muy fuerte y mi labor de todos los días es trabajar feminismo, igualdad y nada más”, por lo que Boughaba rechazó las acusaciones de estos acusándola de islamófoba. “Nos quieren callar para que no sigamos defendiendo a las mujeres y esa es su intención, y más si sale de una mujer defender a otra mujer”, contó Boughaba. Esta aseguró que tanto mujeres como hombres deben trabajar para llegar a una igualdad y cree que las mujeres de origen árabe-musulmán “están doblemente discriminadas”.

Boughaba piensa que el comunicado de la CIM ha sido “patriarcal, machista y la han querido denigrar con el comunicado”. A pesar de ello, la escritora asegura que no descarta volver a Melilla porque “no se la ha quitado de la cabeza”. “Me invitaron para hablar de literatura con otro compañero y amigo rifeño. He presentado este libro muchísimas veces en Marruecos y nunca me han tachado de islamófoba y lo he presentado en muchas ciudades de España y es la primera me ha pasado esto”, aseguró Boughaba.
Tras esta experiencia, la escritora natural de Alhucemas, expresó que “es para sentarse y pensar qué está pasando en Melilla”. Boughaba declaró que a la mujer de origen musulmán “se la denigra en todo”, pues según contó, aún hay niñas que son vendidas, hay mujeres que se quedan embarazadas fuera del matrimonio y son repudiadas, que la herencia no es igual todavía, por lo que “hay muchísimas cuestiones que hay que trabajar”. Boughaba contó que las experiencias que recogen sun fruto de un observatorio en el que trabaja y en el que están las niñas de tercera generación, pues según declaró esta, muchas vivien “en una contradicción permanente”, ya que en su casa viven algo muy distinto de lo que ven en la calle. “Están encarceladas en vida, me escriben permanentemente mensajes pidiendo ayuda porque las obligan a ponerse el velo, hombres que las han elegido desde Marruecos para casarse con ellas… “No pueden hacer una vida funcional, no se pueden integrar”, contó Boughaba.

“Me considero una persona libre dentro lo que es la libertad, del mundo en el que vivimos; pero si en el año en el que estamos aún hay padres que venden a sus hijas, algo está pasando”, contó Boughaba.

“Esta Comisión Islámica, el día 13 festejan algo que no es musulmán, que es preislámico como es el año nuevo amazigh”, expresó Boughaba, quien no entendía la reacción de esta, pues ella “iba a hablar de su libro”. “No creo que tengan el concepto feminista en la cabeza. Me extraña que estando en Europa, esté pasando lo que estoy viendo”, contó la escritora argumentando que han querido vetarla porque no están de acuerdo con su forma de pensar, de “su libre pensamiento”. Boughaba “no entiende” cómo dan a lugar a situaciones así, como es “meterte violencia” desde lejos. La escritora aseguró que le daba “muchísima pena” no ir a la conferencia, sobre todo por las personas con las que se iba a compartir el espacio.

“Nos están secuestrando nuestra libertad de expresión, es que hablamos de democracia. Melilla es democracia. España es democracia y no tenemos libertad de expresión”, manifestó Boughaba, quien defendió que se podía no estar de acuerdo con algunas leyes islámicas y tener la libertad de decirlo. “Estoy en todo mi derecho”, aseguró la escritora, que no entendía cómo en Marruecos sí había tenido esa libertad y en Melilla no.

“Mi lucha es la mujer”, contó Boughaba, y expresó que no entendía el concepto de islamofobia contra ella, pues considera el velo islámico como “un instrumento que machaca a la mujer y la hace sumisa y soy libre de pensarlo. Yo no insulto a estas mujeres, trabajo con ellas todos los días y me he criado en un ambiente musulmán”, aseguró Boughaba, por lo que “jamás insultaría a una mujer con velo, porque sería insultar a mi madre”.

“Ellos quieren siempre a la mujer por debajo de ellos”, declaró Boughba en relación a la CIM y se preguntó si en Melilla no podrá haber actividades que sean contrarias al pensamiento de estos haciendo “un filtro religioso”, pues según relató Boughaba, la han vetado “por pensar diferente a ellos”. “La gente no se da cuenta de que hay muchísimas mujeres que lo pasan mal, a parte de que el velo ha encarcelado y asesinado a muchas, por lo que yo no podría estar de acuerdo con el uso del velo”, contó Boughaba. La consejera de Cultura, Elena Fernández, dará una rueda de prensa para hablar sobre ello y Boughaba aseguró que esto “puede ser el comienzo de algo positivo y de otra lucha”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...