Libertad de conciencia

Con el establecimiento del Estado Laico a inicios del siglo XX, se amplió el ejercicio de la libertad de expresión. Con la "libertad de conciencia", se suprimió la censura eclesiástica, los periódicos podían circular libremente y sus redactores ya no eran responsables de su contenido ante los obispos, sino ante la opinión pública. Las condiciones para publicar periódicos eran mínimas, fundamentalmente establecer una persona o empresa responsables, cuyo nombre debía ir impreso. En la práctica no había control legal para evitar o sancionar informaciones incorrectas, falsas acusaciones o injurias. A veces, el Gobierno mandaba gente a que irrumpiera en las imprentas, las empastelara y golpeara a los periodistas. Pero esto cada vez se volvió más excepcional.

A lo largo del siglo XX, una de las preocupaciones de los periódicos fue la defensa de la libertad de expresión y del laicismo. La Constitución de 1929 amplió significativamente las garantías. Estableció: "La libertad de opinión, de palabra, por escrito, por la prensa", añadiendo "por medio de dibujos o de cualquier otra manera". También mantuvo la responsabilidad legal para la injuria, la calumnia y las manifestaciones notoriamente inmorales. Luego del gobierno de Carlos Arroyo del Río, que fue abusivo y arbitrario, la Constituyente de 1945 garantizó "la libertad de opinión, cualesquiera que fueren los medios de expresarla y difundirla. La injuria, la calumnia y toda manifestación inmoral están sujetas a las responsabilidades de ley". Y añadía: "La ley regulará el ejercicio del periodismo, tomando en cuenta que este tiene por objeto primordial la defensa de los intereses nacionales y constituye un servicio social acreedor al respeto y apoyo al Estado. Establecerá también los medios de hacer efectivas las responsabilidades en que incurrieron los periodistas. Ninguna autoridad podrá suspender o clausurar periódicos ni, por delitos de prensa, secuestrar imprentas o incautar publicaciones. Tampoco se perseguirá o encarcelará, bajo pretexto de tales delitos, a los redactores, colaboradores, expendedores, voceadores y demás trabajadores de la prensa, a menos que se demuestre la responsabilidad de ellos en forma legal".

La Constitución de 1946, en un texto más corto, garantizó la libre expresión, limitando sus abusos y excesos. Por primera vez declaró que el periodismo tiene como objeto primordial la defensa de los intereses nacionales y constituye un servicio social. Desde los años cuarenta, aunque hubo tensiones, solo muy excepcionalmente hubo ataques contra los periódicos. Los gobiernos controlaban poco o nada a la prensa. Su vocabulario se fue moderando. Hubo sonados "juicios de imprenta", pero solo fueron parte del escándalo, porque casi nunca terminaban. Sin embargo, se había avanzado en la libre expresión.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...