Leo Bassi: «El pasotismo laico ha dejado la lucha ideológica en manos creyentes»

El cómico italiano presenta en Sagunt su controvertido espectáculo «La revelación»

Irreverente y crítico, Leo Bassi presenta esta noche en el Port de Sagunt La revelación, uno de sus espectáculos más controvertidos después de que sectores ultraconservadores presionaran para su prohibición e, incluso, sufriera un atentado con bomba en el teatro Alfil de Madrid. Ahora, mientras ultima los preparativos de la próxima función, Bassi da los últimos retoques al libro que con el texto del montaje y un repaso a toda la polémica que le ha acompañado, presentará a finales de mes la editorial Barataria.

Un escándalo que sólo ha acompañado a este bufón de convicción por tierras españolas. Por eso Bassi considera que "esta polémica tiene más que ver con la historia de España, que con el hecho de que se toque el tema de la religión". En este sentido, el actor destaca que durante las giras por Francia, Suecia, o la no menos católica Italia, no se ha producido nada parecido.

Por ello, resalta que "el espectáculo me ha permitido conocer mejor la geografía política española, con algunos puntos negros que incluso han llegado a ser peligrosos, con agresiones al público". Un itinerario marcado por contrastes con lugares marcados por la tensión "como la vieja Castilla, o Santander donde la lucha llegó a ser "pica", frente a "otros como Cataluña que fueron mucho más tranquila, aunque en Reus también hubo manifestaciones en contra". En cualquier caso, el resultado final ha sido el montaje más exitoso de cuantos ha presentado en España. De hecho, el espectáculo se mantendrá en cartel una temporada más. Además, "el espectáculo ha sufrido tantas transformaciones que, yo mismo me encuentro sobre el escenario con la misma frescura de las primeras representaciones", señala.

En cualquier caso, a su juicio, este éxito no se debe sólo a la polémica que le envuelve, sino también a un discurso que cala entre los jóvenes. "Se trata de un espectáculo hecho de corazón, sincero, en el que hablo de mis creencias: soy ateo y gran amante del laicismo, valores que es necesario volver a defender". En opinión de Leo Bassi, "los laicos se han convertido en pasotas y han dejado la lucha ideológica en manos de los creyentes".

El cómico recuerda algunos datos, como que el 72% de los estadounidenses cree que la biblia enseña el origen del universo, o que el 45% piensa que dios creo al hombre hace 10.000 años. Frente a estas manifestaciones del "oscurantismo" Bassi considera que "los laicos se han olvidado de que no basta con decir soy ateo, o tener el derecho a ir a comprar a unos grandes almacenes; sino que el laicismo se integra en una lucha filosófica muy europea que hay que volver a defender y reinventar en cada generación".

Agitador
Y en ese papel de agitador cultural, pero también payaso y gamberro, Leo Bassi se encuentra como pez en el agua. En su opinión, "el bufón es el rebelde con la imagen simpática de la sonrisa, no con la imagen de la desesperación que da miedo". Para el cómico italiano, "en un mundo con el poder cada vez más concentrado, ese ser pequeño que critica lo que le da la gana es más necesaria que nunca". Un bufón, además, "guarro, capaz de convertir el mal gusto en acto político frente a los conservadores que viven sólo de las apariencias". No en vano: "Frente al control de la publicidad y el modelo de la limpieza, el bufón es el enemigo público número uno".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...