Lealtad del Congreso de Oaxaca al legado juarista

En el ámbito legislativo, Oaxaca volvió a ser noticia. El pasado 13 de junio, el Congreso de esa entidad rechazó –con 25 votos a favor y seis en contra– la reforma del artículo 24 constitucional. En ese mismo ámbito, fue también noticia el 15 de diciembre de 2011, día en que la Cámara de Diputados aprobó el dictamen de la Comisión de Puntos Constitucionales con proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 24 constitucional. En esa ocasión, los legisladores priístas de Oaxaca, junto con un sector de diputados del PRD y PT, votaron en contra de la citada modificación.
 
Al hablar de Oaxaca y de sus grandes hombres, no podemos soslayar la obra de Benito Juárez García, quien pasó a la historia por sus esfuerzos legislativos, orientados a hacer de México un país de leyes, libre y democrático. Para lograrlo, el Benemérito de las Américas se rodeó de un grupo de liberales que impulsaron una serie de reformas que el país necesitaba: “federalismo, defensa de la soberanía, igualdad ante la ley, respeto a las libertades individuales, separación de la Iglesia y el Estado, tolerancia religiosa y el modelo de educación pública y laica”.
 
De todos es sabido que México logró su independencia el 21 de septiembre de 1821, después de 11 años de lucha y más de tres siglos de dominio español. Sin embargo, en el México post independiente, "el pueblo, las instituciones sociales y el territorio estaban sometidos a la Iglesia católica, dueña o gobernadora de los bienes, de los hombres y de las conciencias”. Leslie Bethell señala que tras la independencia, “la Iglesia era más estable, más popular y, al parecer, más rica que el Estado”. 
 
El mérito de Juárez fue levantar a la nación por encima de la Iglesia católica. Libre de los temores que acompañan a los políticos de nuestro tiempo, Juárez decidió organizar jurídicamente a la nación y darle autonomía. Parte de su obra legislativa es referida por Jorge Franco en los siguientes términos: “…como ministro de Justicia del partido liberal en el poder, elaboró la Constitución de 1857, donde se reafirmaba la ley sobre la desamortización (1856) que prohibía a la Iglesia poseer bienes raíces. El clero y los latifundistas se sublevaron contra esta ley y la Constitución de 1857, con lo que inició la Guerra de Reforma en 1858” (Jorge Franco, Educación y tecnología: Solución radical, Siglo XXI, México, 2008, p. 47). 
 
En esa época, el obispo de Michoacán, Clemente de Jesús Munguía, protestó ante el Ministro de Justicia, Negocios Eclesiásticos e Instrucción Pública por la tolerancia religiosa que, según sus palabras, “reposa tranquila […] en esta nueva carta constitutiva. El prelado michoacano acusaba al gobierno de haber legitimado la herejía “en los artículos 3°, 6° y 7° para difundir sus errores y combatir sin trabas la verdad católica” (Ramón Sánchez Medal, La Nueva Legislación Sobre Libertad Religiosa, Porrúa, 1993, p. 94). El papa Pío IX se unió a los clérigos que rechazaron la Constitución de 1857, imponiendo pena de excomunión a quienes se sujetaran a ella. En 1864, Pío IX condenaba en su encíclica “Syllabus errorum”, algunas de las libertades garantizadas en el mencionado ordenamiento jurídico, entre ellas, la de prensa, de conciencia y de culto.
 
La Guerra de Reforma comenzó el 17 de diciembre de 1857, justo cuando el general Félix María Zuloaga se pronunció a través del Plan de Tacubaya contra la Constitución recién promulgada. El plan de los sublevados decretaba en su artículo primero: “Desde esta fecha cesará de regir en la República la Constitución de 1857”. 
 
Tras el estallido de la guerra, Juárez enarboló con fuerza la bandera de la legalidad, defendiendo sin titubear la Constitución de 1857 y los intereses nacionales. En el marco de ese conflicto promulgó las Leyes de Reforma (1859-1860), nacionalizó los bienes del clero, separó la Iglesia y el Estado, exclaustró monjes y frailes, concedió el registro civil a las actas de nacimiento, matrimonio y defunción, secularizó los cementerios y las fiestas públicas y promulgó la libertad de cultos.  
 
Este es el importante legado que el Congreso de Oaxaca ha defendido al rechazar la reforma del artículo 24 constitucional, una reforma que procura la cancelación de la educación laica y el establecimiento de la educación confesional en las escuelas públicas. Vaya desde este espacio mi más sincera felicitación a los diputados oaxaqueños que defendieron patrióticamente la herencia de Juárez, el más grande de los hombres prominentes que ha producido Oaxaca.

Archivos de imagen relacionados

  • benito juarez
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...