Las subvenciones públicas a la Archidiócesis de Barcelona crecen un 500% en 2015

Las ayudas públicas a la Archidiócesis de Barcelona crecieron un 500% en 2015 respecto al ejercicio anterior: los 90.772 euros de 2014 aumentaron a 546.630 euros en el año siguiente por las ayudas de la Diputación de Barcelona y de la Generalitat para la rehabilitación de los templos de Santa Maria de Mataró y de Sant Martí de Provençals. En la presentación de este martes de las cuentas anuales de la archidiócesis, el delegado económico, Antoni Matabosch, ha detallado que estas ayudas fueron «extraordinarias» y que no prevén subvenciones para 2016. Las cuentas también reflejan que la Iglesia de Barcelona, propietaria de 215 parroquias y 730 centros de culto, paga 38.819 euros en tasas y licencias.

Matabosch ha destacado que el presupuesto de la institución dirigida por el arzobispo Juan José Omella es estable, y que «desde hace años produce un superávit de entre 4.000 y 6.000 euros cada año». En el ejercicio de 2015, la diferencia entre los 16.437.984 euros de ingresos y los 16.431.978 euros es un excedente de 6.006 euros. La mayor parte de ingresos, un 31,88%, la conforman los 5.240.562 euros de la Conferencia Episcopal Española, que recauda las aportaciones en la declaración de la renta, mientras que un 26,77% de las entradas de dinero viene de donaciones particulares. El grueso de los gastos, un 39,99%, corresponde a las retribuciones a laicos y sacerdotes (547 bajo la responsabilidad de Omella).

Una de las partidas de ingresos que más ha aumentado en 2015 ha sido la de los alquileres de los inmuebles que son propiedad de la Iglesia, algo que responde, según Matabosch, a «un esfuerzo por hacer fructificar el patrimonio inmobiliario». Los ingresos por arrendamiento han pasado de 1.229.655 euros a 1.815.599 euros. Matabosch ha querido aclarar que «la Iglesia no es rica, ya que tiene patrimonio pero no produce, y es caro de mantener».

La Archidiócesis aportó en 2015 casi dos millones y medio de euros a las parroquias, que han atendido un total de 234.547 personas, en parte gracias a los 16.695 voluntarios con los que cuenta la Iglesia de Barcelona. En las parroquias se oficiaron el año pasado 248.040 misas y se administraron 14.992 sacramentos.

Por otra parte, el delegado diocesano de economía también ha anunciado que la Archidiócesis impulsará una oficina de transparencia: «La ley de Transparencia solo obliga a publicar lo que recibe de las Administraciones Públicas que pase de 100.000 euros, algo que ya hacemos», ha explicado Matabosch, pero ha asegurado que la institución quiere ir más allá y publicar «todas las entradas y salidas de dinero de la Archidiócesis, así como acompañar económicamente a las parroquias».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...