Las religiones minoritarias se extienden por Gipuzkoa y se reparten en 43 lugares de culto

El Gobierno Vasco prepara un proyecto para abrir nuevos centros ante la situación «precaria» de muchos templos

Musulmanes, ortodoxos, evangélicos, budistas, mormones, Testigos de Jehová… Las expresiones religiosas viven una creciente diversificación en Gipuzkoa, donde existen al menos 43 lugares de culto y media docena de confesiones, según la información facilitada a este periódico por el Observatorio estatal del Pluralismo Religioso.

La sociedad vasca, históricamente homogénea en términos religiosos, asiste a un proceso de cambio, en el que la inmigración va incorporando colectivos de fieles extranjeros cuyo encaje no siempre resulta fácil.

Buena muestra de esas dificultades la ofrecen voces como la del alcalde de la capital alavesa, el popular Javier Maroto, que en los últimos tiempos ha hecho bandera del rechazo al diferente y a la instalación de mezquitas.

Las instituciones están ante una nueva realidad a la que parecen obligadas a dar respuesta. Así lo entiende el Gobierno Vasco, que ultima el anteproyecto de ley sobre los centros de culto, ante "la situación precaria" que viven muchos de ellos. En virtud de la nueva normativa, no será necesaria la autorización previa de los ayuntamientos para abrir un templo, siempre y cuando este tenga un aforo inferior a 300 personas.

En Donostia también se está moviendo ficha. Tal y como informó este periódico, se negocia con el Consejo Islámico Vasco ceder un local para el culto de los musulmanes -en torno a 1.500 personas en la ciudad-, que ejercería también como centro cultural para la comunidad islámica.

Gipuzkoa asiste a una realidad cambiante. Mucho ha llovido desde que se inauguró en Eibar la primera mezquita de la Comunidad Autónoma Vasca, en 1982. El aumento de fieles y la posición más asentada de inmigrantes ha ido favoreciendo estos años la apertura de nuevos centros. Así, a finales de los 90 se creó la Asociación Mezquita Elmohacín de Errenteria, de referencia para la zona de Donostialdea, Pasaia e Irun. En la actualidad, ocho localidades guipuzcoanas acogen lugares de culto para musulmanes. En concreto, son Hernani, Azkoitia, Idiazabal, Olaberria, Zegama, Zumarraga, Aretxabaleta y Eibar, según la información facilitada por el Observatorio estatal del Pluralismo Religioso.

Pero las expresiones religiosas en Euskadi van mucho más allá de la confesión musulmana, tal y como se desprende de la publicación Pluralidades Latentes. Minorías Religiosas en el País Vasco, un trabajo de investigación desarrollado por un equipo académico y social de la Universidad de Deusto y de la Fundación Ellacuria.

La comunidad ortodoxa, por ejemplo, no ha dejado de ganar presencia en los últimos años. Según esta investigación, son cinco las iglesias ortodoxas representadas en la Comunidad Autónoma Vasca. La más numerosa es la rumana, un colectivo que supera las 15.000 personas en Euskadi.

La dispersión geográfica de estos fieles en Gipuzkoa es alta, aunque la mayor parte está en Andoain, Ordizia, Beasain, Irun y Donostia.

Las iglesias protestantes o evangélicas también cuentan con una importantísima presencia, la más notoria junto a la musulmana. Fe de ello dan localidades como Beasain, Irun, Lasarte-Oria, Donostia, Hernani, Errenteria, Itsasondo, Arrasate y Eibar. Quienes profesan esta religión asumen ciertos principios básicos, como por ejemplo "la exclusividad de la Biblia" como norma de fe y conducta. La relación entre el creyente y Dios es personal, directa, sin necesidades de mediaciones institucionales.

La investigación llevada a cabo por el equipo de la Universidad de Deusto revela que el sistema de organización eclesial "más extendido" en las iglesias evangélicas del País Vasco es el "congregacional", que se caracteriza por el funcionamiento asambleario. Ello implica la participación directa de los miembros en la toma de decisiones y la plena autonomía a nivel local.

El consejo de Iglesia o asamblea directiva, formado por el pastor o pastora y un grupo de personas variable, es el encargado de elaborar las propuestas que se votarán en asamblea.

Las comunidades protestantes se asocian territorialmente. En el caso de la CAV, el Consejo Evangélico del País Vasco es el órgano en el que las comunidades están representadas por sus delegados para la toma de decisiones colegiada en asamblea.

Iglesias hay muchas. Como por ejemplo la Evangélica del barrio donostiarra de Amara, a donde acude un grupo de unas 80 personas, la mayoría de Donostia, junto a inmigrantes provenientes de Honduras, Ecuador y Colombia.

Otra se encuentra en Hernani. Los miembros de esta comunidad han crecido gracias a los flujos migratorios, en este caso provenientes de países como Perú y Colombia. La asistencia al culto en la Iglesia Evangélica de Irun es de unas sesenta personas, la mayor parte mujeres e inmigrantes procedentes de Ecuador, Colombia, Brasil y hasta quince nacionalidades diferentes.

A la Iglesia Evangélica del barrio donostiarra de Alza asisten unas 50 personas, y una veintena de miembros forma parte de esta congregación en Beasain.

Dos fieles musulmanes orando en la mezquita de San Jorge de Pamplona. (J.BERGASA)

Archivos de imagen relacionados

  • Mezquita Pamplona
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...