Las protestas contra el minivaticano llegan a la UE

Los afectados se manifiestan en el pregón de San Isidro

Los vecinos del barrio madrileño de Las Vistillas volvieron a manifestarse ayer en contra del proyecto del minivaticano (los terrenos adjudicados a la Iglesia católica para que levante un complejo urbanístico), aprobado por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. Durante el pregón de las fiestas de San Isidro, realizado por la actriz Blanca Portillo, los afectados volvieron a dejarse ver con sus pancartas. "Las ciudades no las hacen los políticos, sino sus gentes", afirmó Portillo en su pregón, en una frase que serviría para resumir las reivindicaciones vecinales. Pero las protestas no llegaron a los oídos de Gallardón, que faltó al acto, a pesar de tratarse de las fiestas de su propia ciudad.

Los vecinos, además, ya han comenzado a dar los primeros pasos para frenar el proyecto en Europa. La semana que viene presentarán en la oficina del Parlamento Europeo en España un escrito con alegaciones para ser escuchados en la Comisión de Peticiones.

Sensibilidad europea

La Comisión de Peticiones es un organismo del Europarlamento creado para los casos en que los particulares pretenden apelar a la sensibilidad europea para que la institución tome posición ante un asunto concreto. Si tras escuchar a los vecinos, la comisión considera digna la reclamación que plantean, podrían conseguir de la cámara una reprobación formal contra las administraciones que amparan el complejo urbanístico al que aspira el Arzobispado madrileño.

La Comisión de Peticiones se muestra especialmente receptiva con quejas relacionadas con el urbanismo y el medioambiente, espina dorsal de los reproches que ha recibido el minivaticano. El pasado enero, esta institución consideró "imprescindible" plantear una moratoria para los planes urbanísticos que no respeten la sostenibilidad. El plan para el Parque de la Cornisa aprobado por Madrid no tiene informe de impacto ambiental, aunque le permite a la Iglesia una edificabilidad de 25.000 metros cuadrados sobrezonas verdes.

Varias vías para frenar la edificación

Los ciudadanos movilizados en contra de la edificación del ‘minivaticano’ aún mantienen la esperanza de pararla.
Por un lado, los vecinos tienen interpuesto un recurso contencioso-administrativo contra el convenio urbanístico firmado entre el Arzobispado y el Ayuntamiento de Madrid.
Por otro lado, y más recientemente, el candidato a europarlamentario por el PSOE, Juan Fernando López-Aguilar aseguró que hará lo posible por parar el proyecto.
Por último, esperan que la movilización ciudadana haga cambiar de idea a Gallardón.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...