Las procesiones de los legionarios llegan ante la justicia

Las procesiones que realizó la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios el pasado Jueves y Viernes Santo en l’Hospitalet de Llobregat y en Palafolls (Barcelona) empiezan a tener repercusiones legales. A este grupo paramilitar, sus miembros no necesitan haber sido militares para enfundarse un traje y desfilar, se le denegaron los permisos para realizar una procesión, según las fuentes municipales consultadas. Los organizadores del evento religioso solicitaron, entonces, al Departamento de Interior la realización de una manifestación y así intentaron enmascarar la marcha castrense-religiosa. En ambos casos los Consistorios aseguran que la Generalitat denegó el permiso argumentando que no se trataba de una manifestación sino de un acto de carácter religioso, aunque fuese presidido por una pancarta en apoyo a la libertad religiosa. Pese a las negativas legales, los legionarios desfilaron con sus armas largas,  supuestamente simuladas, sus banderas de España, el Cristo de la Buena Muerte y entre los gritos enfervorizados de sus adeptos: “Viva España, viva la Legión y viva la Muerte”.

Ahora, en la resaca de los desfiles, ha llegado el turno de las responsabilidades. El alcalde de Palafolls, el socialista Valentí Agustí Bassa, ha asegurado este martes, en conversación telefónica con El País, que desde el Consistorio se exigirán responsabilidades. “No nos temblará el pulso y no descartamos la vía penal para los organizadores de este desfile de ultraderecha en nuestro municipio”, señala Valentí Agustí. El alcalde asegura que la responsabilidad no es de los Legionarios, a los cuales invitó la Cofradía San Luis y Santa María de Palafolls, institución religiosa que dirige Óscar Berman, el portavoz municipal del PP en el Ayuntamiento. El mismo concejal que dijo, en una entrevista en Alerta Digital, que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, debería estar  «limpiando suelos”.

“Todos los regidores, salvo el concejal del PP, votamos una moción para no autorizar la manifestación; 24 horas antes la cofradía presentó en Interior el anuncio de la manifestación y les fue denegado. Además, dicté un decreto de alcaldía prohibiendo el desfile”, asegura Valentí Agustí. Incluso el Obispado de Girona dio instrucciones al párroco de Palafolls ordenando que no abriera la iglesia. A Berman y a los legionarios poco les importó. Iniciaron la procesión en la misma calle amparándose en la libertad religiosa. “Quiero hablar en los próximos días con la alcaldesa de l’Hospitalet de Llobregat, Núria Marín, para intentar llegar a acuerdos conjuntos en esta problemática que compartimos”, ha anunciado el alcalde de Palafolls.

Por su parte, la Guàrdia Urbana de l’Hospitalet de Llobregat entregó ayer lunes un informe sobre la procesión que llevaron a cabo los legionarios en el barrio de Sanfeliu. Los servicios jurídicos del Consistorio han comenzado a redactar un expediente sancionador por la ocupación de la vía pública que realizaron los legionarios. Un portavoz del consistorio aseguró este lunes que el expediente se encuentra en una fase inicial y todavía no se sabe si irá dirigido contra los legionarios, la plataforma Hazteoir que fue la que solicitó el permiso de manifestación o contra el polémico párroco de la Iglesia de la Inmaculada Concepción, Custodio Ballester.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...