Las otras religiones de Pamplona

Aunque la católica es la mayoritaria, en la actualidad en Pamplona y la Comarca hay presentes otras 7 religiones: islámicas, budistas, evangelistas, adventistas, testigos de Jehová, mormones y la Asamblea Espiritual de los Fe Bahais de España

AUNQUE Pamplona es una ciudad pequeña y mayoritariamente católica, en la capital navarra hay presentes otras 7 religiones. Evangelistas, Budistas, Adventistas, Testigos de Jehová, Mormones, Islámicas y seguidores de Bahaullah.

Los Evangelistas tienen su máxima autoridad en la Biblia, en la que creen literalmente, al igual que en un Dios trino. Consideran que la salvación no se hace mediante obras, es un regalo que Dios dio a los hombres con el sacrificio de Jesús, a quien ven como el único mediador, por lo que no creen en vírgenes ni en santos, tal y como explica el argentino Juan Carlos Torres Pereyó, vecino de Pamplona y pastor desde hace 5 años. Los Evangelistas tampoco tienen sacramentos. Celebran la Santa Cena, con pan y vino, aunque no creen que sea el cuerpo y la sangre de Cristo; bautizan a jóvenes a partir de 14 o 15 años, cuando han alcanzado la madurez, y el matrimonio entre hombres y mujeres es oficiado por el pastor, que casa al mismo tiempo por lo civil y lo religioso. Se calcula que en Pamplona hay entre 1.000 y 1.500 Evangelistas.

Por su parte, los Testigos de Jehová, que llegaron a Navarra hace 40 años, comparten las mismas creencias básicas que los Evangelistas y las unen a las dos cuestiones que más se conocen de ellos: la predicación casa por casa y el rechazo a la sangre. "La sangre es sagrada. Dios prohibió su uso junto con el adulterio, la fornicación y la adoración", recuerda Alberto Vegas Clemente, pamplonés de 39 años y uno de los cerca de 700 Testigos de Jehová que hay en la capital navarra.

En 1984, el pamplonés Jesús Javier Juanotena (fallecido en 1998) fundó en Gulina el centro budista Karma Mikyö Dorje para el estudio y la meditación. El centro también tiene una sede en Ermitagaña, donde diariamente acuden entre 15 y 20 personas. "Explicamos las enseñanzas de Buda y meditación y damos charlas y conferencias. El Budismo busca la forma de asumir la enfermedad, la muerte, el dolor, el sufrimiento y la forma de transformar todo esto en paz y armonía. Buda dio 83.000 enseñanzas, hay respuestas para todas las personas y circunstancias de la vida", explica Lourdes Yarza Beguiristáin, donostiarra de 50 años y Budista desde hace 25.

La sede de la Iglesia Adventista en Pamplona se encuentra en la Rochapea desde 2001. Antes, desde 1986, estaba en Iturrama. Cuenta con 83 miembros inscritos, aunque los fines de semana reúne a unas 115 personas. Los Cristianos Adventistas del Séptimo Día esperan la segunda venida de Jesús y, para ellos, su día de culto es el sábado, por ser el séptimo día en la Biblia. "El bautismo lo hacemos cuando hay madurez, a partir de los 12 años, y comulgamos lavando los pies y tomando pan sin levadura y vino, pero no creemos que sean el cuerpo y la sangre de Cristo. No hay confirmación ni confesión y los matrimonios entre hombres y mujeres los celebran los pastores y tienen al mismo tiempo validez civil y religiosa", relata Elíseo de Brito Molina, malagueño de 30 años y desde hace 2 pastor adventista en Pamplona y Tudela, donde se reúnen unas 50 personas, 36 inscritas. Los Adventistas defienden una dieta vegetariana y rechazan el consumo de drogas, alcohol y carne de cerdo.

En Pamplona también se pueden encontrar seguidores de Bahaullah. "Creemos que hay un nuevo mensajero de Dios, que es Bahaullah, que en persa significa la gloria de Dios. Vivió en el siglo XIX y planteó una profunda revolución espiritual, con igualdad entre hombres y mujeres y en contra de las guerras de religiones y de las contradicciones entre ciencia y religión. Todas las religiones son enviadas a los hombre por un mismo Dios para educarnos éticamente", explica Karlos Alastruey Merino, bilbaíno de 45 años y profesor en la UPNA.

La Asamblea Espiritual de los Fe Baha«is de Pamplona se elige anualmente. En la capital hay unos 20 seguidores y unos 60 en Navarra, donde llegó en los años 70 gracias a dos familias que vinieron de Irán. En sus reuniones semanales, estudian los textos sagrados con música. Una vez al mes realizan tareas de servicio a la comunidad y 19 días de ayuno antes de primavera, una oración diaria y no toman drogas o alcohol.

En la capital navarra también hay una iglesia Mormona y dos mezquitas Islámicas. Sin embargo, ninguno de sus miembros quisieron hablar con este periódico. Por último, llama la atención que en Pamplona no exista ningún lugar de reunión para los judíos que residen en nuestra ciudad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...