«Las mujeres musulmanas necesitan aliados para que la lectura alternativa de los textos del Islam se plasme en mejoras»

Natalia Andújar es profesora y activista de cuestiones relacionadas con la igualdad de género en el Islam. Ha participado en el Seminario sobre Pensamiento islámico y mujeres que se ha celebrado en el marco de la Cátedra de Estudios de Civilización Islámica y Renovación del Pensamiento Religioso de la Fundación Euroárabe. En esta entrevista con el gabinete de prensa de la Fundación, repasa aspectos clave en el debate sobre el papel de las mujeres en el Islam.

¿Cuáles son los retos que tienen las feministas musulmanas?

Los retos que tenemos las feministas musulmanas tanto dentro como fuera de la comunidad son diversos. Dentro la comunidad la palabra feminismo tiene una connotación bastante negativa. Todos conocemos un poco cuáles son los estereotipos que giran en torno al feminismo, como destructor de la familia, la negación de una supuesta feminidad en torno a las mujeres, el hecho de que pudiera tener alguna influencia de Occidente y que no sea del propio legado tradicional islámico. Es decir, hay muchos obstáculos y muchos retos desde dentro.

Desde fuera, la eterna pregunta de si el Islam y las religiones en general son compatibles con el feminismo. Hay quien piensa desde el feminismo más ortodoxo por decirlo así, que no es posible la liberación o la emancipación dentro un marco religioso, entonces hay que abrir los cerrojos dentro de esa familia feminista que no ve con buenos ojos que las personas creyentes o dentro de un marco religioso se pueda abogar por la emancipación de las mujeres.

¿Cuáles son hoy las reivindicaciones de los movimientos de mujeres musulmanas?

Dependerá de los contextos. Puede haber estrategias más o menos factibles. Y después veremos en los contextos. No es lo mismo Occidente que los países de mayoría musulmana en los que rigen una serie de leyes que, evidentemente, si no se utiliza el propio legado islámico y los textos religiosos, es muy difícil, prácticamente imposible, poder abrir esos cerrojos. Es de vital importancia y lo dicen las propias protagonistas, las mujeres que viven allí, que necesitan utilizar el discurso islámico, retomar los textos tradicionales, utilizar el Corán, la Sunna, la tradición profética, como elementos liberadores. Es decir, hacer una vuelta a los fundamentos para quitar todo aquello que en realidad se ha ido añadiendo, cuestiones culturales, e ir a lo básico, a lo fundamental que defiende el Corán, los principios que vertebran el mensaje divino.

¿En qué ambitos se centra el trabajo?

Los países de mayoría musulmana, sobre todo los códigos de familia. Es donde están más focalizadas en el trabajo de construcción y de reinterpretación. Cuestiones como el divorcio, la custodia de los niños en caso de divorcio, la herencia, la poligamia, mutilación genital femenina; es decir, todas esas cuestiones que atañen directamente en el día a día de las mujeres musulmanas.

Claro, en Occidente hay cuestiones que nos parecen ya lejanas, aquí no tenemos que pelearnos para abrir una cuenta en el banco sin que el marido nos autorice o para poder viajar sola. Hay cosas que son evidentes aunque en otros campos no lo son tanto.

En Occidente nos vamos a mover más en qué tipo de economía queremos, qué participación política como musulmanas vamos a desear para cambiar este sistema que nos parece en general, en todo caso, dudoso, porque las democracias también tienen sus cuestiones a revisar. Depende de dónde nos movamos, pero si nos movemos en los de mayoría musulmana, hoy en día el trabajo fundamental son los códigos de familia.

¿Qué importancia tiene la interpretación de los textos del Islam con la vida real entre hombres y mujeres?

Es vital en los países de mayoría musulmana, vuelvo a contextualizar. Porque de hecho en algunas reuniones en las que he participado y se ha hecho esta misma pregunta, se ha hecho como un cuestionario y daban elegir varias opciones, la mayoría de mujeres elige este punto como el estratégico, como el fundamental para poder cambiar las sociedades, las relaciones de género. Desde Occidente nos parece algo lejano el tener que reinterpretar un texto religioso porque claro, vivimos en un contexto muy distinto. Por lo que dicen las mujeres musulmanas que viven en países de mayoría musulmana, es el primer punto que tienen que trabajar.

Y poder tener autoridad. En principio puedes reinterpretar los textos, otra cosa es que esa interpretación sea referente y que la propia sociedad musulmana quiera escuchar esa nueva lectura o esa lectura alternativa. Entonces hay un problema ahí de autoridad y quién tiene el poder para legitimar una lectura u otra. De ahí que necesiten también aliados políticos que validen ese tipo de lecturas, porque si no se quedarán en un cajón o en un círculo muy reducido de mujeres, una élite que se dedica a interpretar pero que no tiene ninguna incidencia en el campo de lo social. De ahí que necesiten también trabajar con desde partidos políticos hasta lobbies, la sociedad civil, para que ese tipo de interpretaciones no se quede en un ámbito demasiado teórico y se trasladen unas mejoras palpables en la sociedad civil.

«Hay un feminismo burgués con un discurso sobre las mujeres musulmanas similar a la ultraderecha»

«En España, el movimiento feminista en el Islam no existe, se invisibiliza»

Andújar durante su participación en el seminario. FUNDACIÓN EUROÁRABE

¿Cómo se pueden erradicar en Occidente los estereotipos hacia la comunidad musulmana?

Yo creo que, como solemos decir los profesores o las profesoras, con la educación y conociendo de primera mano, teniendo una lectura crítica de lo que leemos. La mayoría de personas se informa a través de los medios de comunicación y se lee poco, se lee poca literatura, pocos libros. Estamos en esta sociedad de lo rápido, de lo inmediato. Leemos un titular y ya concluimos que somos especialistas en Islam. Primero hay que formarse, tener una visión crítica, comparar siempre las fuentes, etcétera.

En otro ámbito, yo diría más político, pues los gobiernos tienen que dejar de instrumentalizar la cuestión de la seguridad como un punto vital. El último eslogan que escuchaba por parte de un periodista decía ‘sin seguridad no hay libertad’. Gracias a ese tipo de eslogan -bueno, gracias, es ironía- pues se están recortando derechos básicos de toda la sociedad civil. Y mientras no haya una voluntad política para que esto cambie en las políticas migratorias, políticas desde aprobar leyes que son discriminatorias, los prejuicios seguirán.

Hay muchos partidos que están utilizando discursos islamófobos y xenófobos para tener más votos y eso tiene que cambiar.

También, parte del feminismo, no todo evidentemente, pero hay un feminismo burgués etnocéntrico que está instrumentalizando la cuestión y de hecho lo que es sorprendente es que mantengan discursos y posturas similares, en el tema de las mujeres musulmanas, que la ultraderecha; están teniendo la misma visión y quizás deberían plantearse si no son instrumentalizadas por ciertas corrientes xenófobas. Y en todo caso no hay ninguna contradicción entre la lucha antisexista y la lucha antirracista. Debemos de luchar contra cualquier forma de opresión y defender a los oprimidos.

¿Cuáles son actualmente los movimientos de mujeres musulmanas más importantes?

Sobre todos están ubicadas en lo que se llama el Islam de la periferia. Hay algunas, pero menos, en los países árabes, pero se da sobre todo en Sudáfrica, Indonesia, Malasia, Estados Unidos, Europa e Irán también. Es la periferia donde están emergiendo figuras más relevantes del feminismo islámico.

¿Algunos nombres? Tenemos a Sisters in Islam; Zaina Anwar en Malasia; en Irán hay muchas activistas, allí había una revista que fue cerrada; en Estados Unidos Amina Wadud; y en Europa hay también movimiento de mujeres que a lo mejor no se identifican con la etiqueta, pero que sí que están contribuyen a hacer estas nuevas lecturas y a trabajar quizás más en el plano de lo social y de lo político y no tanto en la hermenéutica, pero son más activistas que académicas.

¿Nos puede alguna recomendación de libros y autoras sobre este tema?

Por desgracia ninguna de estas autoras está traducida al español. Es el eterno problema que tenemos en España, que traducen los libros diez años después. Cuando ya hemos pasado a otra cosa. Sobre todo la literatura del feminismo islámico está escrita en inglés, es la lengua vehicular. Tampoco ninguna universidad tiene integrada en una cátedra estudios de feminismo en el Islam, no.  No existe. Se invisibiliza en España. Es una asignatura pendiente

Natalia Andújar es licenciada en Lingüística General por la Universidad de Barcelona. Vicepresidenta de la Junta Islámica. Forma parte del Panel de Expertos UNAOC (United Nations Alliance of Civilizations). Miembro activo de las redes internacionales Wise y Muslim Leaders of Tomorrow. Ha sido directora de Webislam, el primer portal islámico en lengua castellana, entre 2008 y 2010.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...