Las luchas de la Iglesia para crear un partido a la derecha del PP, al descubierto

«Hay mucho gallo para poco gallinero», lamenta el obispo de San Sebastián

A medida que se recrudecen las críticas de los obispos contra el Partido Popular a raíz de la retirada de la reforma sobre la Ley del Aborto, los líderes de los principales colectivos ultracatólicos españoles se enredan en un cruce de acusaciones ante la posibilidad de crear una nueva formación política que se sitúe a la derecha del PP.

Llamada a la acción…
El último obispo que se ha pronunciado sobre la decisión adoptada por Mariano Rajoy ha sido monseñor López de Andújar. A través de una carta pastoral, el prelado de Getafe habla directamente de la “claudicación” del Partido Popular ante lo que considera un “principio básico para la convivencia”.  Así, López de Andújar realiza un llamamiento a los católicos para que hagan oír su voz “en la defensa de la vida y no consientan con su silencio que una situación tan injusta se instale en nuestra sociedad por la negligencia y la claudicación de nuestros gobernantes y legisladores”.

… ante un PP “siervo del marxismo”
La del obispo de Getafe no es la única llamada a la movilización de los católicos frente al incumplimiento del Partido Popular en materia abortista. Antes que él se pronunciaron otros prelados como el obispo de Alcalá de Henares, Monseñor Reig Pla, quien haciendo uso de su habitual tono ultra calificó al PP de “estructura de pecado” y siervo del “imperialismo neocapitalista y marxismo”.

Obedeciendo al Concilio Vaticano II
Una llamada a la movilización que el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha llegado a defender echando mano del Concilio Vaticano II, donde se insta a los laicos a “coordinar sus esfuerzos para sanear las estructuras y los ambientes del mundo que incitan al pecado”. Es decir, que “acepten como obligación propia el instaurar el orden temporal y el actuar directamente y de forma concreta en dicho orden, dirigidos por la luz del Evangelio y la mente de la Iglesia”.

“Mucho gallo para poco gallinero”
El problema que se encuentran los obispos a la hora de crear una formación política que defienda el ideario católico es la tremenda división existente entre los principales colectivos de laicos. Munilla lo ha definido con extrema claridad en una entrevista concedida a Infocatólica, el diario de cabecera de los católicos más conservadores: “Hay mucho gallo para poco gallinero”.

La culpa es del diablo
“Me parece importante destacar un obstáculo de notable incidencia: la falta de unidad entre los católicos. Jesús oró insistentemente al Padre por la unidad de los cristianos. Si los católicos viviésemos en comunión entre nosotros, en plena adhesión al mensaje de Cristo predicado por su Iglesia, nuestra efectividad apostólica sería muy superior a la actual. El diablo es «el que divide»… ¡Es su quehacer favorito! Y a decir verdad, sabe hacerlo. Tenemos sobrada experiencia de que cada vez que surge una obra apostólica fecunda, Satanás siembra división para intentar frenarla”, lamenta Munilla en una atípica entrevista en la que por primera vez un obispo español se atreve a hablar públicamente de la división existente entre los líderes laicos más emblemáticos.

Los tres actores principales
Y es que tras la retirada de la ley del aborto, los movimientos cívico-religiosos se movilizan divididos. Hazte Oír es el más visible pero también el más cuestionado (la justicia ha llegado a vincular a algunos de sus miembros con la secta secreta y paramilitar El Yunque). De otro lado se sitúa el Foro de la Familia (colectivo que aúna a más de un centenar de asociaciones que cuentan con la total simpatía de los obispos) y la todopoderosa CONCAPA (Confederación Católica Nacional de Padres de Familia que aglutina a cerca de tres millones de familias católicas).

Cuentas pendientes
Todos estos actores son conscientes de que según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en España hay un 29,2% de católicos practicantes. Según sus cálculos, de constituirse un partido católico que contase con el respaldo de los obispos conseguirían llegar sin dificultad al millón de electores. Sin embargo, sus rencillas y cuentas pendientes les impide actuar de forma coordinada.

Una primera tarea para la unidad
Consciente de ello, el obispo Munilla ha puesto una primera tarea a Hazte Oír: su  reconstitución como asociación canónica de fieles. Desde el punto de vista del prelado, es absurdo negar la “integración de algunos de los líderes en organizaciones secretas o de naturaleza reservada” que está siendo “motivo de desconfianza y de desmembración de muchos movimientos cívicos”. Sin embargo, el presidente de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga, no se da por aludido.

“No investigamos sobre la vida privada”
“En Hazte Oír los datos de la vida privada de la gente, incluidas sus pertenencias a grupos, secretos o no, son privados… y por tanto no investigamos ni preguntamos sobre la vida privada de nuestra gente. Yo personalmente creo que en Hazte Oír no hay nadie que pertenezca a ningún grupo secreto, pero si lo hubiera, tampoco me preocuparía. Nosotros sólo exigimos de nuestra gente que acepte nuestro ideario y que trabaje de buena fe”, ha escrito Ignacio Arsuaga en una misiva que ha reproducido en su página web de Facebook el periodista Santiago Mata.

“Campaña de acoso y derribo”
En opinión de Ignacio Arsuaga, lo que existe es “una campaña de acoso y derribo para aniquilar Hazte Oír” y “crear un partido político con la base de nuestra gente y nuestro know how (saber hacer)”. Entre los culpables de esta campaña Arsuaga incluye, además de a este periódico, al presidente del Foro de la Familia, Ignacio García-Juliá, a quien acusa en una entrevista concedida a El Correo de haber intentado quedarse con el control de Hazte Oír”.

Arsuaga vs. Juliá
“Es gente que quiere hacer daño. Ignacio García-Juliá intentó quedarse con el control. Le salió mal”, expone Arsuaga. Extremo que desmiente rotundamente el presidente del Foro de la Familia: “Me marché porque se constató que alguien de la organización era miembro de El Yunque. Nos fuimos cinco miembros de la junta directiva. No mantenemos ninguna relación buena con ellos. Nos han difamado. Mi familia sufrió una barbaridad. Yo tuve, sin saberlo, tres hijos en El Yunque. Les obligaron a hacer informes de sus padres, a espiarnos. Les obligaron a hacer un juramento en el que se comprometían a ocultarlo todo”. Según el Foro de la Familia, “los obispos están espantados, no saben cómo meterle mano a Hazte Oír porque son una asociación civil”.

La CONCAPA al lado del Foro
En esta guerra entre Arsuaga y García-Juliá, el presidente de la CONCAPA se posiciona sin reparos al lado del Foro de la Familia. “Estamos cansados de que Hazte Oír diga que representa a gente que no representa. Plantean cosas positivas, pero se adueña de otras que no son suyas”, reconoce Luis Carbonell a la periodista Zuriñe Ortiz de Latierro.

“Ejércitos derrotados”
Entre tanta acusación, Munilla se resigna a sacar a colación la reflexión del Papa Francisco, en la que se lamenta de que “a veces solemos preferir ser generales de los ejércitos derrotados, a ser un simple soldado de un escuadrón que, aunque diezmado, sigue luchando”.

La batalla clave
La próxima batalla tendrá el próximo el 22 de noviembre, cuando todos estos colectivos se volverán a ver en la calle. Ese día marcharán juntos en una manifestación “unitaria” contra la retira de la ley del aborto a la que desde la Conferencia Episcopal le dan máxima relevancia. De ser un éxito, fuentes de la Conferencia Episcopal reconocen a ELPLURAL.COM que la marcha podría suponer el pistoletazo de salida a la nueva formación política que pretende situarse a la derecha del Partido Popular y aglutinar la mayoría del voto católico. Pero para ello, los obispos tienen una misión previa: apaciguar las luchas entre sus laicos más significativos.

mani antiaborto Madrid 2014

Archivos de imagen relacionados

  • mani antiaborto Madrid 2014
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...