Las falacias del arzobispo

El arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol Balcells, concedió ayer una entrevista en TV3 para traernos su palabra, obra y oración. De entre las muchas perlas que monseñor nos dejó, hay cuatro falacias que me han llamado especialmente la atención. Mis comentarios van detrás de sus entrecomillados.

Una mujer no puede oficiar misa porque cada uno tenemos nuestra función. Yo tampoco puedo hacer algunas funciones que hacen las mujeres. No puedo traer hijos al mundo”. El arzobispo confunde los genes con una creación cultural: lo biológico con una profesión. Para que las mujeres puedan oficiar misa católica, bastaría con que cambiase el criterio del empleador. Pero por mucho que el Vaticano se empeñe, es difícil que nuestro arzobispo dé a luz (o la vea).

Su comportamiento [el de los homosexuales] no es adecuado ni para ellos ni para la sociedad”. El voto de castidad es mucho menos adecuado tanto para el clero como para el resto de la sociedad. Y no conozco a ningún gay que pretenda imponer su elección sexual a los demás.

A las mujeres de mi iglesia siempre les digo lo mismo: a quien tienes que cuidar más es a tu marido, él es el hijo más pequeño de la casa, ya sabéis por qué lo digo”. ¿Considera monseñor que un varón es una especie de débil mental? ¿Da esos mismos consejos a los hombres de su iglesia?

La iglesia puede hablar, pero después no obligamos a nada porque no tenemos Mossos d’Esquadra ni prisiones”. En la historia del hombre, esto es una reciente y agradable novedad. En España, hace apenas 35 años que tal cosa es verdad. La pérdida de ese poder del Vaticano sobre los demás no fue por propia voluntad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...