Las disputas internas en una iglesia evangélica de México por la propiedad de un templo llevan a la administración a cerrarlo

Conflictos internos entre miembros de la Iglesia de Dios en México Evangelio Completo originaron el cierre del templo ubicado en la calle Zaragoza y callejón República de Chile, y cuya propiedad se le adjudica a Daniel Barrientos Jiménez, dijeron miembros de esta Iglesia.

Rosa Elvia Enríquez Zazueta, Margarita Cabrera Solano  y Faustino López Castillo hablaron a nombre de su comunidad religiosa.

Un juez reconoció que no existen pruebas de que el templo esté en posesión de Barrientos sino de las familias que forman parte de la comunidad evangélica, añadieron.

Pese a ello, dijeron, el pasado 14 de febrero el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes  Federales (Indaabin) “desalojó del templo los muebles que pertenecen a todos nosotros y selló el edificio, violentando así nuestro derecho de libertad religiosa y de culto”.

Reconocieron que éste, como todos los templos del país, está concesionado por Indaabin, pero reclamaron el derecho de uso mientras lo utilicen con el propósito para el que fue construido, es decir, la realización de cultos religiosos sin cometer delitos o faltas administrativas.

Se manifestaron extrañados por el hecho de que se les considere un grupo ajeno a la Iglesia de Dios en México, “toda vez que ni las autoridades del Territorio Noroeste al que pertenecemos ni las autoridades nacionales de la denominación se han acercado con nosotros a dialogar y a preguntarnos nuestra opínión y nuestro sentir en este caso, al contrario nos han abandonado y desatendido por completo”.

Hicieron un llamado a las autoridades de la Iglesia de Dios en México para dialogar y establecer la concordia al interior de esta congregación religiosa.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...