Las discusiones sobre existencia de Dios no son científicas sino filosóficas

COMENTARIO: Otro premiado por Templeton Prize con sus tesis de diseño inteligente, separación ciencia y religión. No se puede decir que la ciencia no puede demostrar la no existencia de dios porque su análisis matemático y experimental no pueden aplicarse a dios. Esto supondría la aceptación de seres fuera de nuestra realidad, lo cual es mera creencia y no ciencia. Que no trata de demostrar la no existencia, basta con echar por tierra los argumentos de quienes creen en ello.

Las discusiones sobre la existencia de Dios no son científicas sino entre interpretaciones de filosofías religiosas o atea, dijo el profesor de Filosofía de la Universidad Pontificia de Cracovia, el sacerdote Michael Heller, quien en 2008 recibió el premio Templeton Prize, el de mayor dotación económica que se concede.

Michael Heller manifestó durante una entrevista que la ciencia no puede negar la existencia de Dios porque sencillamente tiene un método, que se basa en el análisis matemático y en la experimentación, y agregó que, matemáticamente, no se puede probar la existencia de Dios, "y mucho menos empíricamente".

La ciencia tampoco puede negar la existencia de Dios, afirmó el también cosmólogo, quien explicó que lo cierto es que la ciencia se puede interpretar de acuerdo con una filosofía religiosa o atea, y es en este ámbito en el que se producen las discusiones.

Discusiones que, prosiguió Michael Heller, se producen siempre entre interpretaciones, entre puntos de vista y no tanto en el ámbito de la ciencia, que es, insistió, neutral, respecto a la existencia de Dios.

Michael Heller recibió el premio Templeton Prize en 2008 y muchas personas interpretaron que le fue concedido por ofrecer por medio de las matemáticas pruebas indirectas de la existencia de Dios, algo que para este sacerdote polaco no tiene sentido.

Ese premio se concede a personas que construyen puentes entre la ciencia o la mentalidad científica y la religión, comentó.

Michael Heller dio que lo cierto es que la fe es lo más importante para llegar a Dios, pero tiene que ser de un modo racional, pues considero que la fe irracional "sencillamente no vale", y añadió que, en general, se piensa que la fe es una cosa emotiva y hasta irracional, pero afirmó que tiene que estar basada en los principios de lo racional.

Este filósofo y cosmólogo estuvo en Tenerife para participar en un curso sobre la cosmología moderna y la inteligibilidad del Universo, organizado por la Universidad Menéndez Pelayo en colaboración con el Instituto Superior de Teología de Canarias.

Durante la entrevista Michael Heller también habló de la incertidumbre, algo con lo que nos encontramos tanto en el ámbito de la fe como en el de la ciencia.

Así señaló que en la ciencia tampoco hay algo que sea absolutamente seguro, incluso la aritmética, que, añadió, es algo fundamental en las matemáticas, tiene sus limitaciones.

En este sentido recordó que en la primera mitad del siglo pasado se produjo un cierto "terremoto" cuando el matemático austríaco Kurt Gödel formuló un teorema según el cual si la aritmética no es contradictoria entonces no es completa.

Michael Heller dijo además que la fe religiosa es en cierto sentido un riesgo intelectual, y la cuestión está en que ese riesgo sea intelectualmente fundamentado.

En el ámbito de la cosmología Michael Heller comentó que hay un modelo que estamos en un Universo abierto que se expandirá de manera infinita hasta morir, algo hacia lo que apuntan las últimas observaciones, añadió.

Pero sólo se habla de un ciclo, pues no se sabe qué ocurrió antes del Big Bang, o Gran Explosión con la que habría comenzado la vida en el Universo, y tampoco sabemos qué ocurrirá después de la expansión.

En el congreso en el que participó Michael Heller también lo hicieron el doctor en Cosmología Eeric Aris Stengler y el también profesor de Filosofía de la Universidad Pontificia de Cracovia Janusz Maczka, entre otros.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...