Las Cortes de Aragón rechazan cualquier forma de «adoctrinamiento» religioso o ideológico

El Pleno de las Cortes de Aragón aprobó hoy, por unanimidad, una proposición no de ley de Izquierda Unida (IU) enmendada por el PP y Chunta Aragonesista (CHA) contra cualquier forma de "adoctrinamiento" religioso o ideológico en la docencia de la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC).

   El acuerdo, que contó con el apoyo de los cinco Grupos Parlamentarios, PSOE, PP, Partido Aragonés (PAR), CHA e IU, alcanza a las dos redes de Enseñanza no universitaria sostenidas con fondos públicos, tanto la pública como la concertada.

   Los contenidos y los materiales de esta asignatura no deben incurrir en un adoctrinamiento ideológico, religioso "ni de cualquier índole", señala el documento aprobado, que emplaza al servicio de inspección educativa del Gobierno de Aragón a que "asegure", en un plazo de seis meses, a que se cumple este acuerdo.

   Además, las Cortes exigen que los contenidos y los materiales que se utilizan para impartir la docencia de esta asignatura coincidan con los contenidos establecidos en la misma.

   En su intervención, el diputado de IU, Adolfo Barrena, apostó por la Educación laica, "especialmente la pública" y consideró necesario hacer extensible este principio al resto de la Educación financiada con fondos públicos, lo que en Aragón incluye a la Enseñanza concertada.

   Barrena defendió la impartición de la asignatura y consideró que debe servir para favorecer el desarrollo de la personalidad y que las personas sean capaces de integrarse en la sociedad. El diputado de IU apostó por transmitir a los escolares los valores democráticos y constitucionales y rechazó que esta asignatura pueda reforzar el ideario de los centros educativos religiosos.

   La diputada del PP, María Antonia Avilés, se remitió a la sentencia emitida por el Tribunal Supremo (TS) sobre esta asignatura para reclamar el derecho constitucional de los padres a transmitir a sus hijos la moral que consideren oportuna y, expresamente, negó que el Estado tenga derecho a imponer una moral universal.

   También consideró preciso que no se inculquen a los escolares "puntos de vista sobre problemas morales que son controvertidos". Avilés introdujo una enmienda en el texto original de IU para rechazar cualquier adoctrinamiento, incluyendo el ideológico.

   La presidenta de CHA, Nieves Ibeas, apostó por impulsar, entre los alumnos, una conciencia moral y cívica acorde con las sociedades democráticas, tras lo que recordó que los diputados de Chunta son "firmes partidarios de un Estado laico".

   La regionalista María Herrero apostó por transmitir a los escolares los valores constitucionales en todas las asignaturas y opinó que "ningún Grupo" Parlamentario tiene, probablemente, nada en contra de las Enseñanzas mínimas que establece un Real Decreto del Gobierno de España para esta asignatura.

   La socialista Mayte Pérez explicó que la asignatura de Educación para la Ciudadanía se imparte, de diversas formas, en más de 15 países de la Unión Europea (UE) y comentó que es preciso formar a los alumnos sobre sus derechos, deberes y principios fundamentales de convivencia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...