Las Comunidades Cristianas Populares de Andalucía NO APOYAN la manifestación del próximo 12 de Noviembre.

Las CCP de Andalucía TAMPOCO COMPARTEN los criterios de la conferencia episcopal española que alienta a la participación en contra de la ley de educación del actual gobierno.

Somos MUCHOS los colectivos CRISTIANOS DE BASE que, sintiéndonos Iglesia, no compartimos las actuaciones de la Iglesia oficial española. Entendemos que los dirigentes católicos españoles no defienden valores evangélicos ni pretendidos derechos educativos. Por el contrario, se parapetan en privilegios arcaicos y se alinean con los sectores más conservadores de nuestra sociedad.

Pensamos que nuestro sistema educativo debería incluir contenidos de “Cultura Religiosa” o sobre “El Hecho Religioso”, que contemplaran todas las religiones, con sus valores, su aportación a las distintas comunidades humanas y sus convergencias. El profesorado debería tener una titulación civil, acceder a la enseñanza por el sistema normal de oposiciones y quedar totalmente desvinculado de cualquier control por parte de todas las  confesiones religiosas.

Respecto a la enseñanza de la religión como iniciación en una determinada fe, adoctrinamiento o moral, sea cual sea la confesión que la profese,  debe llevarse a cabo fuera del sistema público de educación y quedar circunscrita a las parroquias, sinagogas, mezquitas o a las comunidades correspondientes.

Por consiguiente desde nuestra opción cristiana y como ciudadanos de un estado laico, pensamos que ninguna administración pública debe financiar cualquier educación confesional religiosa, como no debe financiar el funcionamiento interno de los colectivos religiosos. Creemos que deben ser sus propios miembros quienes realicen dicha financiación.

Por último invitamos a DISENTIR públicamente a cuantos colectivos cristianos así lo sientan y a EXIGIR una actitud mucho más evangélica a los que dirigen la Iglesia. Nos gustaría ver a la Jerarquía de la Iglesia alentar a los católicos a manifestarse por los derechos humanos, contra el desorden de un sistema internacional injusto que provoca el hambre, la miseria, las guerras y las calamidades en la mayor parte de nuestro planeta.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...