Las clínicas abortistas piden protección frente a los grupos provida

«Terminan de rezar el rosario y aparecen los insultos»

La Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (ACAI) pidió ayer al Gobierno mayor protección frente a los grupos pro vida que se reúnen a protestar a las afueras de los centros sanitarios. En concreto, ACAI quiere que se prohíban las concentraciones a menos de 500 metros de las clínicas porque cuando los manifestantes “terminan de rezar el rosario, aparecen los insultos. Ejercen mucha presión sobre las mujeres”, en palabras de la vicepresidenta del grupo, Francisca García. La asociación también solicitó a la Administración que las lesiones e intimidaciones que sufre su personal sean calificadas conforme al delito de atentado contemplado en el artículo 550 del Código Penal, que castiga el atentado a una autoridad, agente, funcionario o personal que ejerce funciones públicas.

ACAI recordó que en España el 98% de los abortos se practican en clínicas privadas, reivindicando medidas de seguridad como que se les permita instalar cámaras de videovigilancia en los alrededores de los centros, recoge Público.

Quejas a Interior
El objetivo de esta medida sería identificar a los miembros de los grupos provida que, además de intimidar verbalmente a las mujeres que acuden a las clínicas, se comportan violentamente contra las instalaciones de los centros. El gerente de la clínica Dator de Madrid, Agustín Blázquez, ha informado de que ACAI trasladará al Ministerio de Interior estas quejas.

Jornada de huelga
Ayer 59 centros acreditados para la interrupción del embarazo cerraron sus puertas en protesta por las agresiones sufridas. Esto significa que 500 mujeres no pudieron someterse a prácticas abortivas. La protesta, además de llamada de atención al Gobierno, era una muestra de duelo por el asesinato de George Tiller, el conocido médico pro abortista estadounidense al que un activista ultra conservador mató hace un mes.

Presiones por la ley
Según los convocantes, la jornada sirvió también para denunciar que las presiones se "recrudecen a medida que avanza la tramitación de la reforma de la ley del aborto". El presidente de ACAI, Santiago Barambio, ha recordado que las clínicas ya han sido objeto de atentados con bomba en 1999 y en 2001. Finalmente, Barambio ha recordado que 60.000 mujeres mueren al año por abortos mal practicados mientras esta tasa se reduce al 0,6 por 100.000 en los países donde está regulado legalmente.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...