Las casas de Dios

El patrimonio de la iglesia está integrado por cerca de 60.000 inmuebles y unos 400 museos abiertos al público

La Iglesia católica es una gran potencia inmobiliaria. No hay pueblos sin iglesia, ni ciudad sin catedral ni monte sin ermita. Se calcula que el patrimonio eclesiástico está integrado por 100.000 inmuebles. O dicho de otra forma, el 80% del patrimonio histórico-artístico nacional pertenece a la Iglesia. Dios tiene muchas casas.

   Nadie sabe exactamente la cuantía del patrimonio eclesiástico. La Iglesia no lo dice, escudándose en el funcionamiento diocesano de la misma. Es decir, en que cada una de las 67 diócesis en las que está dividido el territorio español lleva sus propias cuentas.
Hace ya 20 años, en 1982, Iglesia y Estado firmaron un acuerdo para elaborar un inventario de los bienes muebles de valor artístico en manos eclesiásticas. Pero el inventario sólo está hecho en unas cuantas diócesis españolas.
Y los pocos datos que filtra la Iglesia siempre son a la baja. Según un informe del ex secretario nacional del patrimonio cultural, Ángel Sancho, «el patrimonio de la Iglesia está integrado por 60.000 inmuebles, un patrimonio mueble inconmensurable, cerca de 400 museos abiertos al público, numerosos archivos imprescindibles para el conocimiento de nuestra historia y un volumen equivalente de bibliotecas». Otras fuentes sitúan los bienes inmuebles de la Iglesia en más de 100.000.
Un mosaico de inmuebles
Para muestra, algunos botones. El 70% del suelo habitable de la ciudad vieja de Toledo está en manos de la Iglesia. Y lo mismo puede decirse de Ávila, Burgos o Santiago de Compostela. España está tapizada de catedrales, colegiatas, iglesias, capillas, ermitas, monasterios, conventos y casas consistoriales. Si a ellos sumamos los colegios, hospitales, residencias, casas de espiritualidad, seminarios y demás centros, nos encontramos con una presencia inmobiliaria eclesial apabullante y capilar, desde los más pequeños pueblos a las grandes ciudades.
Si colocásemos, por ejemplo, en un mapa de la ciudad de Madrid los edificios de la Iglesia pintados de rojo, éste parecería una bandera encarnada. Y eso sólo la archidiócesis de Madrid, sin contar ni con la diócesis de Alcalá, que aglutina la parte este de la Comunidad, y Getafe, el otro obispado, que rige los destinos del sur, con más de millón y medio de habitantes.
La archidiócesis de Madrid cuenta con 468 parroquias abiertas al culto, a las que hay que añadir los edificios colindantes de uso pastoral, así como las viviendas de los párrocos. En total, la archidiócesis de Madrid posee más de mil pisos en propiedad, donde suelen vivir los párrocos y sus coadjutores.
A las parroquias y viviendas parroquiales hay que sumar los 1.092 conventos de monjas y frailes, muchos de ellos situados en lugares privilegiados del centro y de las zonas nobles de la ciudad. Hay una gran concentración de conventos, por ejemplo, en la zona de Arturo Soria o en la de la Ciudad Universitaria.
Pero los bienes inmuebles de la Iglesia madrileña no terminan ahí. Madrid cuenta con 187 centros de asociaciones y movimientos eclesiales; 43 casas de oración; 19 casas de acogida y hogares de menores; 6 residencias de minusválidos, 31 residencias de ancianos, 65 albergues de transeúntes, 4 comedores, 4 centros de mujeres marginadas y 24 colegios mayores y residencias universitarias.
Suma y sigue: 29 centros de enseñanza infantiles, 284 colegios y unos 30 centros de enseñanza superior; 9 hospitales y 300 centros caritativo-sociales.
Grandes edificios
La archidiócesis madrileña cuenta también con grandes complejos inmobiliarios, como la sede de la Conferencia Episcopal, en la calle de Añastro, la sede de la Nunciatura en la calle de Pío XII, la sede de las Obras Misionales Pontificias en la calle de Fray Juan Gil, la sede de la cadena COPE en la céntrica calle de Alfonso XI o el arzobispado de Madrid, en la calle de Bailén, al lado del Palacio Real.
Sólo las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl tienen en Madrid 74 centros; los jesuitas, 20; los claretianos, 20; los maristas, 15; los hermanos de La Salle, 13; los agustinos, 20, y los salesianos, 15.
En las últimas décadas, la archidiócesis de Madrid ha dado, según los expertos, varios pelotazos inmobiliarios. Uno de los mayores fue el intercambio de fincas entre el Ayuntamiento y la Iglesia, en 1997. Por dicho acuerdo, el Ayuntamiento cedió a la Iglesia terrenos con una edificabilidad de 71.359 metros cuadrados, a cambio de otros, especialmente una finca situada en Monte Carmelo, de 243.625 metros cuadrados. «Un negocio de unos 5.000 millones para la Iglesia», denunció, en aquel entonces, Juan Barranco, el portavoz del PSOE municipal.
La otra gran operación inmobiliaria es lo que se conoce ya con el nombre del Pequeño Vaticano. El arzobispo de Madrid quiere concentrar entre San Francisco el Grande y La Almudena un gran complejo eclesiástico, que ya se denomina oficialmente «Casa de la Iglesia». Desde el solar, situado al lado de la iglesia de San Francisco el Grande, cedido por el Ayuntamiento, hasta el seminario, Rouco quiere unificar todos los servicios eclesiásticos que ahora tiene dispersos por la ciudad. De Madrid al cielo inmobiliario de la Iglesia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...