Las caricaturas de la discordia

Los principales periódicos europeos coinciden en señalar que las 12 viñetas con la imagen de Mahoma publicadas el miércoles por el diario danés Jyllands-Posten son, en su mayoría, de dudoso gusto y pésima calidad. La reacción europea oscila entre la decisión de los principales diarios italianos, que han optado por solidarizarse con el periódico danés reproduciendo una o dos de sus viñetas, y la de los medios británicos, que no las han publicado. Sólo el sensacionalista The Sun reprodujo ayer una de las caricaturas, pero censuró la imagen de Mahoma.

En Francia, la televisión pública TF1 mostró los dibujos en un primer plano. El diario parisiense Libération debatió en su redacción qué hacer con las 12 caricaturas. La mayoría de ellas les parecieron malas en el fondo y en la forma, indignas de ser publicadas en Libération. Así pues, para solidarizarse con los compañeros daneses y defender el derecho a la libertad de expresión, el diario francés reprodujo dos dibujos que, según el periódico, no hacen una comparación inadmisible entre los musulmanes y los terroristas. Sin embargo, también en Francia, el diario Le Figaro se pronunció a favor de la "autocensura".

Por esa misma línea optó el británico Financial Times: "La libertad de expresión (…) es una de nuestras libertades más apreciadas. Pero no es absoluta: no incluye, por ejemplo, el derecho de gritar '¡Fuego!' en un teatro abarrotado".

También el británico The Guardian se pronuncia en ese sentido. Pero antes recuerda: "Estas caricaturas ofenden y provocan. Pero eso es lo que las viñetas hacen, sean buenas o malas. El derecho a la libertad de expresión que permite a los periódicos publicar este tipo de caricaturas ha sido conseguido con mucho esfuerzo y debe ser fuertemente defendido". Ahora bien, existen límites en ese derecho fundamental ("de gusto, de leyes, de convenciones, principios y criterio") que, según The Guardian, deben ser tenidos en cuenta. "No sería apropiado, por ejemplo, publicar una viñeta antisemita de las que se publicaban en la Alemania nazi ni una despectiva sobre gente negra como las que se publicaban en la época victoriana (…). Cada periódico informa regularmente sobre pornografía infantil; sin embargo, ninguno ha reproducido aún ejemplos de tal pornografía para ilustrar los artículos", indica el diario.

The Independent señala: "Hay derecho a ver las viñetas ofensivas aunque sólo sea para formarse un juicio acerca de la gravedad de la ofensa. Pero la mayoría de la gente tiene suficiente imaginación para hacerse una idea de lo que estas caricaturas muestran sin necesidad de volver a publicarlas de una forma que garantiza más ofensa a los grupos cuya religión prohíbe cualquier imagen de Mahoma". Para este diario, el balance no se inclina a favor de los derechos, sino del respeto. "Publicar las viñetas como un signo de solidaridad sería desproporcionado. Publicarlas para darles a los musulmanes una lección acerca de los valores de una sociedad laica sería poco más que un truco publicitario, y una razón es gratuitamente ofensiva, y la otra, bastante juvenil".

En Italia, Magdi Allam, del Corriere della Sera, destaca que todos los musulmanes tendrían que saber que siempre se dio en la historia del islam la representación de Mahoma. "Y si no lo supieran, visiten la web de los musulmanes moderados www.muslimwakeup.com; en el fórum encontrarán un enlace para acceder a un archivo de retratos en tela y miniatura, y también caricaturas del profeta".

En esa página de Internet que cita el columnista italiano aparecen decenas de imágenes de Mahoma, fechadas en distintos siglos. Existen varios foros de musulmanes moderados. Todo el debate ideológico que estos días ofrecen los principales diarios de papel, en Internet se multiplica por miles de personas y se ilustra además en decenas de páginas con las 12 viñetas de la discordia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...