Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Las buenas intenciones de monseñor Cañizares ¿son sólo eso?

Me ha sorprendido muy gratamente el primer artículo publicado este año en La Razón por el otrora arzobispo de Toledo, monseñor Cañizares. Su título es todo un anuncio del cambio en la actitud beligerante que, estos últimos años, venía mostrando la Iglesia en relación con determinadas leyes aprobadas democráticamente por el Parlamento de la nación y adoptadas mayoritariamente por la sociedad civil. El hoy Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos encabeza este artículo con dos palabras, que unidas, sugieren el nuevo espíritu de comprensión, tolerancia y respeto que anima en el nuevo año a monseñor y que, posteriormente, parece verse confirmado por el contenido del escrito. Estas palabras son “Religión y paz”.

El alto prelado del Vaticano lo finaliza con la siguiente reflexión: “La religión y la paz van juntas. Los líderes religiosos están comprometidos en promover la paz, precisamente a causa de su creencia religiosa. Es tarea muy suya promover una cultura del diálogo, demostrar que la creencia religiosa se inspira en la paz, fomenta la solidaridad, impulsa la justicia y sostiene la libertad”.

Es un alivio para la convivencia ciudadana saber que, a partir de ahora, la cultura del dialogo promovida por la creencia religiosa hará impensable que escuchemos a la Iglesia Católica, por boca de monseñor o por otros de sus representantes, que se refieran al aborto -cuya práctica está admitida y regulada por ley- como “un crimen que ninguna ley humana puede legitimar” o, que se expresen en relación a la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres, como “una de las revoluciones más insidiosas” de la humanidad porque conlleva “la destrucción del hombre”, o que exijan que las leyes contemplen la indisolubilidad del matrimonio porque la palabra de Jesucristo “es muy clara” y “no admite duda ni tergiversación”. Tampoco les oiremos comparar al presidente de Gobierno, Rodriguez Zapatero, con Hitler y Stalin por su “laicismo radical” pues, según argumentaban, las medidas laicas “ya se tomaron en el III Reich y por el partido comunista en la Unión Soviética” con los resultados por todos conocidos.

No obstante, mantengo una seria duda sobre la real autenticidad de la nueva actitud del Prefecto. El recelo se deriva de una expresión contenida en este mismo artículo que, aunque está pleno de sanas intenciones y excelentes palabras -dignidad, cohesión, solidaridad, libertad, misericordia, esperanza o justicia-, pudiera ser la rendija por la que la aparente buena voluntad se evapore y quede reducida a un mero señuelo. Afirma monseñor -como de pasada en su extenso escrito- que el diálogo ha de alentarse “con fidelidad a la verdad y excluyendo la mentalidad indiferentista marcada por un relativismo religioso y moral”.

Habría que preguntarle al dignísimo prelado que si la verdad está ya prefijada y hay que ser fiel a ella ¿qué sentido tiene, entonces, dialogar? ¿es posible consensuar posiciones discrepantes cuándo éstas metafísicamente no existen?, y lo que es más preocupante, cuando se excluye del dialogo a las mentalidades diferentes ¿quiere ello decir que éstas -las otras formas de pensamiento- seguirán siendo anatemizadas y vilipendiadas exhibiendo, de esta forma, la más absoluta falta de respeto a la discrepancia?

A pesar de esta última prevención, esperemos que las intenciones de Cañizares, y por extensión de la Iglesia Católica, sean para el año que comienza las que se corresponden con las últimas palabras del artículo del monseñor; que “la creencia religiosa se inspira en la paz, fomenta la solidaridad, impulsa la justicia y sostiene la libertad”. De no ser así, no vamos a tardar demasiado en comprobarlo. ¡Estaremos al loro!

Gerardo Rivas Rico es Licenciado en Ciencias Económicas

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share