Las bodas civiles superan ya a las religiosas en la provincia

El número de matrimonios cayó un 34,4% desde 2000, debido al proceso de secularización de la sociedad ourensana pero también al descenso de población entre los jóvenes

Las parejas ourensanas que decidieron hacer firme su compromiso matrimonial mediante una boda de tipo civil en el último año superaron, por vez primera, a las que lo hicieron por la vía religiosa, según los últimos datos provisionales sobre nupcias hechos públicos por el Instituto Galego de Estatística (IGE) la pasada semana. En concreto, de los 852 enlaces conyugales que anotó la provincia en 2010, un total de 389 se materializaron en una iglesia -católica- y 454 ante un juzgado o una casa consistorial -existiendo, además, ocho en los que no consta el tipo de celebración y un casamiento de otra religión-.

Este cambio de tendencia, constatado en las provincias de A Coruña y Pontevedra hace dos años, se produjo también en la de Lugo en 2010 y se suma a otra dinámica distinta: la merma importante en el número de parejas que, año tras año, deciden casarse en la provincia, tanto por lo civil como por lo religioso (al igual que ocurre en el conjunto gallego). En este sentido, las estadísticas también son categóricas. Revelan que Ourense sufrió una caída de un 34,41% en el total de casamientos registrados el pasado año (852) con respecto a los que se produjeron al inicio de la década (hubo 1.299 en el 2000), disminución que en este período se sitúa en un 22,27% de media en el conjunto gallego, siendo la provincia ourensana la que constata un mayor descenso.

Ambas realidades, según Miguel Cancio, profesor de Sociología en la Universidade de Santiago de Compostela, se deben, entre otros, a dos factores fundamenteales: 'Al importante proceso de secularización que se vive ahora, en donde la gente huye de la cultura rígida del deber religioso en busca del confort' y a que, 'con respecto a las bodas civiles, los enlaces religiosos son más caros y burocráticos'. Asimismo, además, sostiene que, 'en la actualidad, los que deciden casarse por la Iglesia lo hacen más por la espectacularidad del acto en sí mimso que por convicción'. Desde el ámbito religioso, Emilio Outomuro, párroco en ejercicio desde hace más de 30 años en la Diócesis de Ourense, lamenta que 'cada vez hai menos bodas relixiosas porque supoñen un compromiso para toda a vida e, eso, -asegura-, asusta hoxe en día ós novos, que prefiren xuntarse sen máis'.

Archivos de imagen relacionados

  • bodas civiles orense2011
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...