Las bodas católicas se reducen a la mitad en 7 años en Catalunya

El porcentaje de uniones gais en la autonomía casi dobla la media española

Se nota en los escasos conocimientos religiosos de los alumnos, en el tipo de bodas que se celebran, en los bautizos e incluso en algo tan aparentemente anecdótico como el reciente debate en torno al posible cambio de los nombres de vacaciones de Semana Santa y Navidad por los de vacaciones de primavera y de invierno: Catalunya es un lugar cada día más laico. Los datos publicados ayer por el Institut d’Estadística de Catalunya (Idescat) lo han vuelto a poner de manifiesto. Dos ejemplos: los matrimonios católicos se han reducido a la mitad en siete años (los que separan el 2001 del 2008) y la proporción de uniones homosexuales durante el pasado curso fue en la autonomía el doble que en el resto de España.
En el 2008 se celebraron en Catalunya 30.400 matrimonios, un 1,3% más que durante el año anterior. El aumento se debió a las uniones civiles, que representaron casi el 70% de las bodas totales. Frente a estos, los matrimonios católicos apenas supusieron el 30% y los celebrados según otro tipo de celebraciones el 0,6%. La diferencia entre los primeros y los segundos es cada vez mayor: de hecho, en el 2001 seis de cada diez casamientos realizados en Catalunya pasaban por la Iglesia.

MÁS QUE EN HOLANDA / Otro relevante fenómeno plasmado en los datos del Idescat reside en el número de matrimonios entre personas del mismo sexo. El pasado año hubo en Catalunya 895, el 2,9% de la cifra total, un porcentaje que casi duplica la media española (un 1,8%) e incluso se sitúa por encima de la de otros países donde este tipo de uniones también se ha legalizado: en Bélgica son el 2,5% y en Holanda el 1,9%.
Por último, las bodas entre españoles fueron con mucho las más comunes (el 72,9% del total), frente a las que los contrayentes son ambos extranjeros (6,4%) y las que solo una parte de la pareja es foránea (20,7%). En estas últimas, la mayoría son entre hombre nacido en España y mujer de origen extranjero. Estos porcentajes han ido variando en los últimos años conforme ha aumentado en Catalunya la población inmigrante, pero lo que se mantiene inmóvil desde hace años son los meses preferidos para enlazarse: el pasado año septiembre fue el de mayor frenesí nupcial (4.035 bodas), seguido de junio (4.012) y julio (3.947).

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...