Las autoridades holandesas estaban al corriente de las castraciones, pero callaron

Los abusos se llevaron a cabo durante los años 50 contra varios menores Pretendían ‘ayudar’ a las víctimas a superar su ‘comportamiento homosexual’

Las autoridades sanitarias holandesas especializadas en el cuidado de enfermos mentales estaban al corriente de que en algunos centros psiquiátricos católicos de los Países Bajos se practicaban castraciones a menores en los años 50 pero callaron. Según informa el periódico 'De Limburger', los responsables del sector estaban al corriente de la existencia de estos abusos en las provincias de Limburgo y Brabante, en el sur del país.

La información proviene de las actas de reuniones que, sobre ese tema, se realizaron en los años 50 en varios centros católicos en los cuales se practicaron las castraciones. Los padres de los entonces menores de edad no fueron informados de esas intervenciones o sólo se les informó una vez que sus hijos ya habían sido castrados.

En los años 50, la Iglesia catolica holandesa ordenó castrar a 10 menores con el objetivo de "ayudarles" a superar su "comportamiento homosexual", según una investigación periodística realizada por el rotativo 'NRC Handelsblad', cuyos resultados fueron publicados el pasado viernes.

La investigación, realizada en base a testimonios de víctimas de abusos sexuales por parte de eclesiásticos en Holanda, concluye que entre los casos investigados se encuentra el de un menor que sufrió abusos sexuales por parte de sacerdotes católicos en un centro psiquiátrico y que después fue castrado. El periódico holandés indica que supuestamente habría otros 10 casos más de abusos y subsiguientes castraciones.

La Comisión Deetman

Según publica 'De Limburger', aunque teóricamente los padres de los menores debían dar su aprobación para las intervenciones, en la práctica las castraciones se realizaron sin su visto bueno.

Una comisión especial creada para investigar los casos de presuntos abusos sexuales a menores en el seno de la Iglesia holandesa, la Comisión Deetman, no hizo referencia alguna a esos casos de castración en su informe publicado el año pasado pese a que fue informada de la sospecha de que existían varios casos de este tipo. Supuestamente lo hizo por "falta de pruebas concluyentes".

Esta investigación especificó que "entre 10.000 y 20.000" menores fueron víctimas a partir de 1945 de abusos sexuales por parte de miembros de la Iglesia Católica en Holanda, una práctica que era conocida por la jerarquía eclesiástica, cuya mayor preocupación era evitar el escándalo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...