Laicos y libres

Aprobaron el aborto. Gran vaina. Yo no entiendo cual es la bulla. Se le da más vigencia a la Iglesia de la cuenta, porque hace tiempo que nadie le hace caso. Porque otros ya entendieron el jueguito del misterio de la cruz y se inventaron sus sucursales.

Los poderes del Cardenal están en la cúpula, en esa hipocresía que dice ser cristiana, y cada día pecan más que todos los comunistas juntos. ¿Acaso alguien va preso por pasarse en rojo en un semáforo?, ¿acaso alguien cae preso por instalar un maldito bocinón en su carro y prenderlo a la s tres de la mañana en la Lincoln con Contreras. Si no por la bulla y el irrespeto, por lo menos por el pudor de los cristianos que tienen que oir horrores como eso del Pinocho cogiendo candela…

Cuando las leyes son ilógicas, por su mismas ilogicidad se desconocen en la práctica. Es como que se dijera que para ir de la Feria al parque Independencia habría que pasar por Intec.

Hay una cosa que he sufrido de mi condición de artista, y es ver tanta gente que quiere opinar sin saber nada. Es una de las características del dominicano que tan bien describe Juan Luis en su tengo un primo ….

Confieso que tengo mucho respeto por todos los que piensan diferente que yo, a condición, elemental, que respeten como yo pienso.

En cualquier sociedad, el ser humano se organiza como las hormigas, las obreras, las policías, las guachimanas, las curanderas, las educadoras, etc.… Nosotros para aprender a curar a nuestros semejantes necesitamos estudiar muchísimo, conocer la anatomía, el funcionamiento de los órganos, el asunto de los metabolismos, las cosas que nos envenenan y las que nos convienen en la alimentación, los cuadros clínicos, y los trasplantes.

Un dicho conocido por todos, pero que lamentablemente no aplicamos es eso de zapatero a tus zapatos. Porque cuando se necesita que le pongan un marca paso a alguien, no se va donde el Cardenal para que lo haga. Cuando se nos hincha el hígado no voy donde el Arzobispo, y cuando me da zaranana no consulto al cura de la parroquia. Entonces ¿por qué si hay un problema de embarazo se tendría que ir al confesionario?

Por eso se caen los edificios, cuando hay un carbonero que se mete a opinar, de la misma forma que el carbón no le prende a la vecina si lo aconseja un ingeniero a que lo compre.

Creo firmemente que la sociedad debe ser laica, que los curas no tienen que meterse en vainas de medicina que no conocen, en sí, no saben nada de nada, salvo la Biblia, que a mi entender es una magnífica obra de literatura que no tiene nada que ver con lo que ocurre hoy día en cualquier rincón del planeta.

Respeto que si la Iglesia decide que sus creyentes y feligreses quieran seguir los conceptos del aborto como lo indica el mandamiento 11 de Herr Ratzinger, que lo hagan. Como los evangélicos no se hacen transfusión. Pero de ahí a imponerlo a todos los seres humanos que no sigan sus credos, me parece muy fascista como método.

Si la Iglesia cree que sus adeptos deben usar papel de lija en el baño, perfecto, es su derecho. Pero,¿ es posible que Monseñor Agripino Núñez Collado ( aclaro que no tengo nada personal contra él) sin haber estudiado ni leyes, ni política, ni sociología, ni antropología, ni biología, tenga que estar en el medio sustituyendo a procuradores, senadores, legisladores, fiscales…..?

¿No se recuerdan ustedes las barbaridades que le hizo pasar la Iglesia a Copérnico y a Galileo por sus descubrimientos científicos, por sus observaciones, por sus razones fundadas en la verdad?

Con el aborto volvemos a la misma.

En realidad si la Iglesia estuviese tan, pero tan preocupada por la vida como dice estarlo, el Cardenal estuviese atendiendo los miles de niños hambrientos en los barrios de Santo Domingo, o por lo menos se preocupara porque cada gobierno estuviese obligado a cuidar de ellos.

Así también los artistas sufrieron por las grandes sapiencias de los curas en materia de arte. Al pobre de Miguel Ángel le jodieron su obra de la Sixtina por esa ignorancia tan profunda del Clero en materia de arte.

Como se han querido mantener fuera de la tentación de la carne, por una decisión tan ilógica como acientífica y antinatural, pretenden ser los mas ducho de la materia. ¡ Y lo peor es que nos quieren dar lecciones de sexo!!. ¡Cómo me puede enseñar francés alguien que no habla francés!, ¡Cómo me puede enseñar cocina alguien que no sabe ni salcochar un huevo!. ¡Cómo puede alguien escribir un libro sobre al alcohol si nunca se ha tomado un trago!!!

Una cosa es la espiritualidad, y otra la ciencia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...