Laicismo sin adjetivos

Juan Antonio responde a los escritos aparecidos al hilo de la Carta abierta al Rector antes su presencia en una beatificación.

El artículo origen de la polémica es Carta abierta al Rector de la Universidad de Granada

Como me ha contestado a mí, respondo personalmente a la Carta al Director de Granada Hoy (del 23 de septiembre) del Sr. Julián Gutiérrez, pero éste se equivoca cuando considera que la carta abierta al rector de la UGR (22 de septiembre) es una carta mía con adhesiones. Es una carta con diecinueve firmantes, que aparecen por orden alfabético; pido disculpas por mi primer apellido. Entre ellos hay alumnos, profesores y PAS de la UGR, que creemos recoger un sentir bastante extendido. Pero, en la línea que apunta el Sr. Gutiérrez, no importa que sea una minoría quien denuncie un agravio.

Al Sr. Gutiérrez le sorprende la queja por la participación del rector de la UGR en un acto religioso… y habla de “laicismo decimonónico”. Quizá lo que le disguste sea el propio laicismo, que exige que el Estado (y sus representantes) no privilegie ni menoscabe ningún tipo de creencias particulares, aunque éstas sean, no ya decimonónicas, sino que provengan de textos de la Edad de Bronce… Este laicismo es el que ha tachado Benedicto XVI de “agresivo” en sus recientes y falaces discursos. Por la aconfesionalidad constitucional, un representante del Estado no debe participar como tal en ceremonias religiosas, es así de simple. Pero el laicismo no es ateo, aunque claro que hay laicistas ateos, como de diversas creencias, religiosas o no.

Por otra parte, en la carta no se “negaba la existencia de Dios”, sino que se caracterizaba como anticientífica la pretensión de que el “milagro” de Fray Leopoldo esté más allá del alcance de la ciencia. Esto hacía más hiriente, para muchos estudiantes y trabajadores de la UGR, la presencia institucional de nuestro máximo representante.


¿Laicismo H&S?

Como me ha contestado a mí, respondo personalmente a la Carta al Director de Ideal (del 23 de septiembre) del Sr. Julián Gutiérrez, pero éste se equivoca cuando considera que la carta abierta al rector de la UGR (Ideal, 22 de septiembre) es una carta mía con adhesiones. Es una carta con diecinueve firmantes, que aparecen por orden alfabético; pido disculpas por mi primer apellido. Entre ellos hay alumnos, profesores y personal de administración y servicios de la UGR, que creemos recoger un sentir bastante extendido. Pero, en la línea que apunta el Sr. Gutiérrez, no importa que sea una minoría quien denuncie un agravio.

Al Sr. Gutiérrez le sorprende la queja por la participación del rector de la UGR en un acto religioso… y habla, en un alarde de elegancia y precisión, de “laicismo casposo y decimonónico”. Quizá lo que le disguste sea el propio laicismo, que es como una madre (pues no hay más que uno, no hay laicismo H&S), y exige que el Estado (y sus representantes) no privilegie, respalde ni menoscabe ningún tipo de creencias particulares, aunque éstas sean, no ya decimonónicas, sino que provengan –como es literalmente el caso de las del Sr. Gutiérrez– de textos de la Edad de Bronce… Este laicismo es el que ha atacado Benedicto XVI en sus recientes discursos, falaces y de tintes antidemocráticos, pero tan admirables para el Sr. Gutiérrez. Por la aconfesionalidad constitucional, un representante del Estado no debe participar como tal en ceremonias religiosas, es así de simple. Pero el laicismo no es ateo, aunque claro que hay laicistas ateos, como de diversas creencias, religiosas o no.

Por otra parte, en la carta no se “negaba la existencia de Dios”, sino que se caracterizaba como anticientífica la pretensión de que el “milagro” de Fray Leopoldo esté más allá del alcance de la ciencia. Esta obviedad no era lo fundamental del hecho denunciado, simplemente hacía más hiriente, para muchos estudiantes y trabajadores de la UGR, la presencia institucional de nuestro máximo representante.


Una aclaración sobre la alusión a la Edad de Bronce; la tomé prestada de Richard Dawkins. Como se puede ver en Wikipedia, por ej., "la Biblia fue escrita a lo largo de aproximadamente 1000 años (900 a. C. – 100 d. C.)…", y "El Bronce tardío se desarrolla hacia 1300-700 a. C.".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...