La visita del Papa deja menos dinero a comerciantes y hosteleros de lo esperado

La Jornada Mundial de la Juventud ha dejado beneficio más allá de lo espiritual. Durante siete días, un millón de jóvenes y familias católicas han dispuesto de la ciudad para su encuentro con el papa Benedicto XVI. Empresarios y comerciantes, además de las administraciones, se volcaron con la promesa de que el evento dejaría en Madrid 100 millones de euros. Sin embargo, esa cifra parece lejos de alcanzarse.

Según el presidente de los empresarios madrileños, Arturo Fernández, la visita del pontífice ha supuesto 160 millones de beneficio, además de la creación de 3.000 de empleos directos y 7.000 indirectos durante estos días. La cifra, aclara, es solo una estimación. Las únicas cantidades seguras, por el momento, son las del número de comidas servidas a los peregrinos. Las empresas de comida rápida agrupadas en la Asociación de Cadenas de Restauración Moderna (Rodilla, Telepizza, Vips, Mc Donald´s, Delinas o 100 Montaditos entre otros) se han asegurado, gracias a la firma de un convenio de colaboración con los organizadores, un total de 22,3 millones de euros tras servir 3 millones de comidas o cenas y 1,7 millones de desayunos a los peregrinos. La FEHRCAREM asegura que el resto de establecimientos también habría ingresado del orden de 37,5 millones gracias a las 500.000 personas que habrían optado por comer en restaurantes, así como otros 3 millones merced a quienes se ha alimentado a base de bocadillos. Sumando todas las cantidades, los hosteleros creen haber ingresado 62,8 millones de euros.

Respecto al alojamiento, la Asociación Hotelera de Madrid cifra en un 70% la ocupación durante esta semana, cuando un agosto normal las reservas no superan el 40%. El resultado habrían sido unos 14 millones de euros extra de ganancias. Respecto a los comerciantes, la alegría va por barrios. Entre los consultados por Madridiario están desde los "extremadamente satisfechos" por haber hecho el agosto en postales y recuerdos de Madrid, a los que han sufrido lo estrecho del presupuesto de los jóvenes católicos: "Vienen con poco dinero y con todo pagado. Se compran una botella de agua entre tres, así que tampoco hemos ganado tanto". Los empresarios del ocio nocturno tampoco han ganado toda vez que los peregrinos no son su 'público objetivo'. Hilario Alfaro, presidente de COCEM, concede que los ingresos no han sido todo lo altos que se preveían. A cambio, espera que los visitantes sean "los mejores embajadores de Madrid  cuando lleguen a sus ciudades de origen" y hagan una campaña de publicidad que de otro modo no sería posible.

El presidente de la Federación Profesional del Taxi, Mariano Sánchez, asegura que la recaudación del gremio tampoco ha sido significativa. En su opinión, el ligero incremento en las ganancias no compensa el corte total del centro de la ciudad durante una semana: "El Ayuntamiento no ha contado con nosotros y los clientes que sí utilizaban el taxi han visto cómo los recorridos se alargaban innecesariamente".

'Fugas' de ingresos
Durante su estancia, Benedicto XVI alabó por tres veces la "generosa colaboración" de las administraciones públicas para facilitar la Jornada Mundial de la Juventud. La Comunidad de Madrid ha cedido 287 institutos públicos, cinco albergues juveniles y el Palacio de los Deportes, además de zonas de acampada en campus universitarios como el de la Universidad Rey Juan Carlos en Alcorcón, para el alojamiento de los peregrinos. Los ayuntamientos de la región se han sumado uniendo a la oferta sus colegios. El de Madrid, ha cedido gratuitamente  202 colegios públicos y 42 polideportivos, 12 centros culturales, 6 auditorios y 4 zonas verdes, entre ellas el Retiro. Ello ha permitido que, por un máximo de 200 euros el pack, los peregrinos tuvieran un techo a bajo coste. La institución ferial IFEMA también ha prestado sus instalaciones al comité organizador de la JMJ.

El sistema de transportes, fundamental para la organización de un evento como este, ha demostrado su músculo transportando a 10,4 millones de viajeros, un 62% más que una semana de agosto tradicional. Los visitantes han podido utilizar toda la red por un precio un 80% más barato de lo que pagan los madrileños. El Consorcio de Transportes habría dejado de ingresar con este descuento unos 20 millones de euros.

Ni el Gobierno central, ni la Comunidad ni el Ayuntamiento de Madrid han calculado aún cuánto han costado a las arcas públicas los dispositivos de seguridad (Policía Nacional y Local, Emergencias 112, Samur-Protección Civil), transporte (refuerzo de Cercanías, Metro y EMT) y limpieza que se han desplegado para la JMJ. Tampoco las cantidades que dejará de ingresar el fisco por las exenciones fiscales aprobadas para todas aquellas empresas privadas que han actuado como patrocinadores y contribuyentes del mayor encuentro de la juventud católica a nivel mundial.

Archivos de imagen relacionados

  • Ratzinger Madrid
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...